Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

El Hospital Augusta Victoria (AVH) de Jerusalén Este ha estado rechazando a pacientes de cáncer en fase terminal debido a la falta de fondos internacionales suficientes recibidos para el tratamiento. El juramento hipocrático queda «en suspenso», ya que se da prioridad a la política sobre la atención sanitaria palestina.

Daniella Vanova, 3 de agosto de 2022

El Hospital Augusta Victoria (AVH) es uno de los seis hospitales de la Red de Hospitales de Jerusalén Oriental. En la actualidad, el AVH ofrece a los palestinos de toda Cisjordania y la franja de Gaza una atención especializada que no está disponible en otros lugares de la región, incluida la radioterapia para pacientes con cáncer y la atención pediátrica. Desde hace poco, la afluencia habitual de pacientes con cáncer ha disminuido sustancialmente debido a la falta de fondos que ha hecho que el hospital rechace pacientes desde septiembre de 2021.

Como declaró el director general adjunto del AVH, el Dr. Fadi al-Atrash, «Es la primera vez en nuestra historia que nos vemos obligados a tomar la decisión de no aceptar nuevos pacientes. Es posible que tengamos que interrumpir el tratamiento de los pacientes que ya están a nuestro cargo, [lo que significa] que más personas podrían morir de cáncer porque no están recibiendo su tratamiento a tiempo, o según el calendario adecuado.»

Desde su creación hace tres décadas, la Autoridad Palestina (AP), organismo gubernamental encargado de prestar asistencia sanitaria a sus ciudadanos en las zonas de Cisjordania, se enfrenta a una catastrófica crisis financiera. Empeorado por el siempre turbulento conflicto político entre Israel y Palestina, las familias, los pacientes, los médicos y las enfermeras del AVH han sufrido por la consiguiente falta de fondos para los tratamientos médicos de sus pacientes. Esta devastadora falta de financiación se ha visto agravada por la retención por parte de Israel del dinero de los impuestos que pertenece a la Autoridad Palestina.

Además, la ayuda internacional de Estados Unidos, que anteriormente proporcionaba 125 millones de dólares en ayuda cada año desde 2017 hasta 2021, y la Unión Europea, que donó aproximadamente 1.300 millones de euros en el marco de la Estrategia Conjunta Europea 2017-2020, han cortado la ayuda exterior al gobierno palestino. Además, desde 2021 se ha retrasado la ayuda de la UE a la AP, valorada en casi 215 millones de euros.

Como la nueva dirección palestina está afiliada a la organización terrorista Hamás, muchos líderes mundiales consideran ahora que el gobierno palestino es también una organización terrorista. Por ello, estos líderes no han aportado su habitual ayuda financiera a la AP y, en consecuencia, están privando de fondos a la AVH. Como resultado, la AP debe al hospital 72 millones de dólares (55 millones de libras esterlinas; 65 millones de euros). Esto ha colocado a los médicos de los pacientes terminales en posiciones precarias en cuanto a las decisiones sobre quién recibirá la medicación que ha sido cada vez más difícil de costear. Del mismo modo, los padres de los niños con enfermedades terminales no han podido costear la medicación que salva vidas.

El retraso en los fondos y en los tratamientos médicos resultante de estas posiciones políticas está poniendo vidas en peligro. El secretario general del Consejo Noruego para los Refugiados, Jan Egeland, hizo un llamamiento a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para que liberara fondos para servicios médicos básicos y para ayudar a los palestinos en situación crítica. Sin embargo, esta petición sigue sin resolverse.

Desde septiembre de 2021, al menos 500 pacientes diagnosticados de cáncer no han podido ser ingresados en el AVH ni recibir una atención adecuada, lo que ha provocado muertes evitables. Además, desde noviembre de 2021, hasta 120.000 palestinos, la mayoría en Gaza, no han recibido una ayuda económica que es fundamental para su supervivencia.

Entre los medicamentos contra el cáncer, los fármacos quimioterapéuticos son los más caros. Dada la falta de fondos externos, el AVH no está en condiciones de cubrir los costes de estos medicamentos, dejando que los pacientes inocentes y sus familias sufran las consecuencias. Como el AVH sólo cuenta con 150 camas y una unidad de quimioterapia ambulatoria, los pacientes dependen de las derivaciones al hospital. Antes de la pandemia de COVID-19, el AVH proporcionaba quimioterapia a entre 70 y 90 pacientes al día. Actualmente, sólo se atiende a una parte de los pacientes.

En un informe de abril de 2022, la Organización Mundial de la Salud (OMS) expuso claramente la tasa de aceptación de pacientes de la Franja de Gaza por parte de las autoridades israelíes. Se presentaron alrededor de 1.438 (M: 763; F: 675) solicitudes para acceder a la atención sanitaria, y más del 43% de las solicitudes fueron para citas en Jerusalén Este en el Hospital Augusta Victoria (22%) o en el Hospital Makassed (21%). La mayoría de los asuntos médicos se concentraron en cinco especialidades: oncología (35%), cardiología (11%), hematología (11%), pediatría (7%) y oftalmología (6%).

Además, se presentaron otras 122 solicitudes de pacientes y acompañantes a través de la Autoridad General Palestina de Asuntos Civiles para viajar a Jordania. Sin embargo, este proceso tampoco es tan fácil. Para que se conceda la entrada, las autoridades israelíes y jordanas tienen que aprobar un traslado directo desde Beit Hanoun/Erez hasta el paso del puente del Rey Hussein a Jordania. Esto se hace sin necesidad de entrar formalmente en Israel o Cisjordania. De las 122 solicitudes, el 33% fueron aprobadas, el 29% fueron denegadas y el 39% estaban pendientes en abril.

De las 1.438 solicitudes iniciales de pacientes, el 57% recibió permiso para cruzar Beit Hanoun/Erez. En comparación con el primer trimestre del año, este porcentaje fue un 9% menor.

La búsqueda de hospitales alternativos para tratar adecuadamente a los pacientes con enfermedades mortales es cada vez más difícil, ya que las circunstancias financieras y políticas son más estrictas. Por ello, la salud de los pacientes está disminuyendo rápidamente y, en algunos casos, ha provocado la muerte.

Dado que los hospitales de Gaza están mal equipados con la medicación adecuada contra el cáncer, Salem al-Nawati, un chico de 16 años de Gaza con leucemia, fue derivado a un hospital privado de Nablus con una garantía económica financiada por la AP. Debido al prolongado conflicto entre Israel y Palestina, el gobierno israelí controla el acceso de los gazatíes a Cisjordania. En un principio, le negaron a al-Nawati un permiso de viaje. No se le concedió el acceso al hospital privado de Nablus hasta un mes después, e incluso entonces se le siguió rechazando debido a las facturas impagadas por la AP. Trágicamente, al-Nawati acabó colapsando y muriendo en el Ministerio de Salud de la AP en Ramallah, una ciudad de Cisjordania.

El 19 de mayo de 2022, la OMS publicó un informe titulado Health conditions in the Occupied Palestinian territory, including East Jerusalem, and the Occupied Syrian Golan. En él, la Directora General presentaba comentarios sobre esta situación sanitaria y proponía soluciones al Gobierno de Israel, a la Autoridad Palestina y a la comunidad internacional.

Según el informe, el gobierno de Israel debe poner fin a la demora en la concesión de permisos a los palestinos que necesitan urgentemente atención médica y sólo pueden recibir un tratamiento adecuado dentro del territorio ocupado entre Cisjordania y la Franja de Gaza.

La Autoridad Palestina debe garantizar la continuidad de los servicios esenciales de atención sanitaria y resolver inmediatamente el endeudamiento de los proveedores de atención sanitaria palestinos para que los pacientes con enfermedades potencialmente mortales reciban el tratamiento adecuado.

La OMS recomienda que la comunidad internacional proporcione un flujo continuo de ayuda financiera al sector sanitario palestino y que invierta en servicios sanitarios esenciales. Y lo que es más importante, el informe sugiere que se ofrezcan garantías para proteger la salud de los palestinos y para que el sector sanitario siga estando despolitizado.

El juramento hipocrático «primum non nocere» -sobre todo no hacer daño- se aplica a todos los pacientes. Los pacientes palestinos en fase terminal que necesitan tratamiento no deben verse perjudicados por la política y la burocracia. La comunidad internacional y los gobiernos de Israel y Palestina tienen la obligación de dejar de lado sus diferencias para evitar más daños a pacientes inocentes.

Foto: 24 de enero de 2022, Khan Younis, Franja de Gaza, Territorio Palestino. Estudiantes palestinos participan en una protesta en solidaridad con el preso enfermo de cáncer Nasser Abu Hamid, en Khan Younis, en el sur de la Franja de Gaza, el 25 de enero de 2022. Nasser Abu Hamid, de 49 años, fue trasladado de la prisión al Centro Médico Barzilai de Israel en Ashkelon, donde está conectado a un respirador artificial, dijo el Club de Prisioneros Palestinos (PPC). Abu Hamid, que había comenzado recientemente un tratamiento de quimioterapia, fue ingresado en el hospital porque tenía una temperatura muy alta. © IMAGO / ZUMA Wire

Cookie Consent with Real Cookie Banner