Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

Desaprobar la caza comercial japonesa de ballenas por motivos medioambientales y éticos es una opinión, pero la caza de ballenas es económicamente insostenible, eso es un hecho.

Allison Westervelt, 13. November 2021

El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio promocionó los Juegos Olímpicos de 2020 como los primeros juegos con cero emisiones de carbono en la historia del evento deportivo internacional, pero los conservacionistas aprovecharon la atención prestada a Tokio para afirmar que mientras Japón siga practicando la caza comercial de ballenas, los juegos no pueden considerarse respetuosos con el medio ambiente.

La comunidad internacional percibe en gran medida la pesca de ballenas como cruel, mientras que los pescadores japoneses la consideran un regalo. Organizaciones ecologistas como Greenpeace y Sea Shepherd critican duramente la caza de ballenas y la práctica ha sido prohibida en muchas naciones, aunque Japón reanudó recientemente la caza comercial de ballenas en 2019 después de un paréntesis de 31 años.

Las percepciones fuertemente negativas de la caza de ballenas desde la perspectiva de los derechos de los animales distraen de la realidad de la situación: la industria ballenera japonesa está al borde del colapso, y el éxito o fracaso de las próximas temporadas determinará su futuro. La caza comercial de ballenas en Japón no es económicamente viable, y la frágil industria está siendo apuntalada por subvenciones gubernamentales.

Historia de la caza de ballenas en Japón

El anuncio de Japón de que se retiraría de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), el organismo mundial encargado de la conservación de las ballenas y la gestión de su caza, en diciembre de 2018 fue muy controvertido. Japón reanudó oficialmente la caza comercial de ballenas en 2019 después de que pusiera fin temporalmente a la caza comercial en 1986, aunque Japón había continuado con la caza científica de ballenas en el ínterin. En Japón, la caza de ballenas es una tradición de siglos, que se remonta potencialmente al período Jomon (14.500 a.C-300 a.C.), pero no comenzó a mayor escala hasta finales del siglo XVII, y solo en comunidades costeras.

A finales del siglo XIX, las ballenas estaban a punto de extinguirse debido a la sobrepesca. Tras la Segunda Guerra Mundial, cuando escaseaban otros alimentos, el consumo de ballenas en Japón se hizo habitual. Unos métodos de pesca más eficaces y los buques factoría industriales empeoraron la situación de las poblaciones a lo largo del siglo XX, hasta que los miembros de la CBI implantaron una moratoria de la caza. Las organizaciones conservacionistas se mostraron satisfechas por la decisión, pero los países balleneros, entre ellos Japón, Noruega e Islandia, mantenían la esperanza de que la moratoria se levantara una vez que la población de ballenas tuviera tiempo de recuperarse y los miembros pudieran acordar cuotas de caza sostenibles. En una reunión celebrada en Brasil en septiembre de 2018, cuando la CBI adoptó una declaración en la que reafirmaba «la importancia de mantener la moratoria sobre la caza comercial de ballenas», quedó claro que la moratoria no era temporal.

Independientemente de ello, la moratoria permitía algunas excepciones, como la caza científica de ballenas y la caza de subsistencia de poblaciones indígenas. Desde 1987, Japón ha capturado entre 200 y 1.200 ballenas al año, justificándolo como caza científica para determinar cuotas de pesca sostenibles y controlar el crecimiento de la población. Como la carne de ballena capturada para la investigación solía acabar a la venta posteriormente, los críticos afirman que la «caza científica» era una farsa que Tokio utilizaba para cazar ballenas con fines alimentarios.

La caza de ballenas no es culturalmente relevante ni nutricionalmente necesaria

Al final, la constatación de que la moratoria de la caza comercial nunca se levantaría llevó a Japón a abandonar la CBI. Desde que abandonó la CBI, los balleneros japoneses evitan cazar en aguas internacionales y sólo pescan dentro de la zona económica exclusiva de Japón. Japón también ha cumplido la rígida normativa de la CBI sobre evaluación de recursos, lo que demuestra el compromiso de Tokio de pescar de forma sostenible para apaciguar a la comunidad internacional.

Las empresas balleneras como Kyodo Senpaku no pueden capturar más de 1.500 toneladas de ballena, una cuota fijada por el gobierno japonés. La cantidad es inferior a las 2.400 toneladas que se asignaban anteriormente, y el cambio de gustos de los japoneses significa que los precios de la carne de ballena están bajando. En el ejercicio de 2018, las ventas fueron de 3.000 millones de yenes (27 millones de dólares), pero se redujeron a 2.600 millones de yenes (24 millones de dólares) en 2020 porque el precio de la carne de ballena bajó de aproximadamente 1.200 yenes (11 dólares) por kilogramo a 800 yenes (7 dólares). Como la carne de ballena se comía por necesidad tras la II Guerra Mundial, tradicionalmente se considera una fuente barata de proteínas, no un manjar. La carne de ballena se comía mucho en los almuerzos escolares durante los años 50 y 60, lo que le dio la imagen de alimento de bajo nivel entre los japoneses de más edad.

Kyodo Senpaku, propietaria del único barco ballenero de largo alcance del país y actual dominadora de la tambaleante industria, opera con importantes pérdidas. Aunque lidera la industria ballenera japonesa, recibió 1.300 millones de yenes (12 millones de dólares) en subvenciones anuales durante 2020. Eso ha sido sustituido por 1.000 millones de yenes (9 millones de dólares) en préstamos gubernamentales para 2020, que recibirá hasta 2024. A partir de ese momento, la industria ballenera de Kyodo Senpaku deberá ser financieramente independiente. En 2020, la Agencia Japonesa de Pesca pagó un total de 5.100 millones de yenes (46 millones de dólares) en subvenciones gubernamentales a la industria ballenera.

La conclusión es que la caza de ballenas japonesa no es rentable y que la industria se mantiene a flote gracias a las subvenciones de los contribuyentes. A menos que la industria ballenera pueda obtener beneficios, lo que es poco probable teniendo en cuenta que las existencias de carne de ballena sin vender siguen creciendo y que el consumo de ballenas es aproximadamente el 1% de su máximo en la década de 1960, no sobrevivirá por mucho tiempo.

Picture: Caza comercial de ballenas en Japón Un rorcual aliblanco es descargado de un buque en un puerto de la ciudad de Abashiri, en Hokkaido, al norte de Japón, el 16 de agosto de 2020. Japón reanudó la caza comercial de ballenas en 2019. © IMAGO / Kyodo News
Cookie Consent with Real Cookie Banner