Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

El Acuerdo de libre comercio Mercosur-Unión Europea es una oportunidad histórica que consolidaría las relaciones económicas entre estos dos bloques. Grupos de interés como los agricultores europeos, los ecologistas y los defensores de los derechos indígenas están presionando en contra. Algunos países de la UE han amenazado con oponerse al acuerdo. Pero la realpolitik no deja otra opción que su ratificación.


Por el Dr. Daniel Garcia 2.6.2021

English Version

Ya han pasado dos años desde que la Unión Europea (UE) y el El Mercado Común del Sur (Mercosur) llegaron a un acuerdo de libre comercio que consolidaría las relaciones comerciales entre dos de las mayores áreas económicas del mundo. El Acuerdo, sin embargo, no ha sido ratificado debido a la fuerte oposición política dentro de la UE. La oposición proviene de tres grupos principales: los agricultores europeos, los ecologistas y los defensores de los derechos indígenas. Algunos países de la UE también se han opuesto al acuerdo, de la que destacan Francia y Austria. En este artículo, me gustaría argumentar que la UE debería ratificar este acuerdo, tanto por razones de ideología como por la realpolitik.

El Acuerdo pretende eliminar las tarifas del 93% de los productos agrícolas, como la carne o el etanol. El acuerdo también reduciría los aranceles del 91% de los productos exportados por la UE a Mercosur, como los automóviles y los productos químicos. Este acuerdo consolidaría la posición de la UE como un asociado comercial principal, y una gran influencia política en una zona que incluye a unos 450 millones de personas y abriría una vía directa al Pacífico para las empresas de la UE. Sin embargo, como los aranceles entre estas dos zonas ya son bastante bajos, y como muchas empresas de la UE ya están presentes en los países del Mercosur, el impacto en la economía de la UE sería modesto (menos del 0,2% del PIB).

Como suele ocurrir con el comercio internacional, estas ganancias se distribuyen de forma desigual en la población. Todos los consumidores, así como los productores industriales y los proveedores de servicios, se beneficiarían del Acuerdo. Los ganaderos de la UE son los que más tienen que perder, ya que no pueden competir con los productores de carne de vacuno sudamericanos sin la protección arancelaria. La UE dedica enormes recursos a la ganadería: más del 60% de su superficie agrícola, casi el 20% del presupuesto comunitario para subvencionar a los productores y más del 10% de su cuota de emisiones de CO2. Aunque menos del 1% de la población de la UE se gana la vida con la ganadería, ésta tiene un enorme poder político y ha captado la atención de una coalición de conservadores y verdes de toda Europa (sobre todo de Austria).

Los activistas medioambientales y los grupos de interés verdes han añadido un toque moderno a este viejo juego político. Argumentan que la ratificación del Acuerdo aumentaría los incentivos para que los ganaderos de Brasil amplíen su producción, lo que necesariamente se hará a costa de la selva amazónica y de las poblaciones indígenas. Aunque Brasil forma parte del Acuerdo sobre el Clima de París, su actual gobierno ha sido muy laxo en el cumplimiento de las normas medioambientales, y la producción ganadera es responsable de gran parte de la deforestación en la región. Estos grupos afirman que, el Acuerdo no incluye medidas suficientes para impedir las exportaciones de carne de vacuno y etanol de los ganaderos corporativos que se dedican a la destrucción de la selva y suponen un impacto sustancial en el medio ambiente. Las poblaciones indígenas han sido acosadas y probablemente asesinadas por los mineros del oro, y algunos líderes sostienen que este Acuerdo llevaría a más crímenes contra ellos. Todos los países del Mercosur son democráticos, y, aunque su historial en lo relativo a los derechos humanos es desigual, es mucho mejor que el de otros socios de la UE, como Turquía o China. La UE debe investigar estas denuncias y presionar políticamente a Brasil para que persiga a quienes cometen crímenes contra estas poblaciones, pero no debería abstenerse de entablar relaciones con 300 millones de personas por los actos de unos pocos miles de delincuentes.

Aunque se trate de cuestiones preocupantes, no deben ser el impedimento principal para que la UE ratifique el Acuerdo. Un acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur no es un cambio de política a corto plazo, sino un cambio institucional y socioeconómico a largo plazo, que sólo tendrá un impacto real cuando Bolsonaro deje de estar en mando, algo que probablemente ocurrirá en 2022. También es obvio que el poder blando de la UE se verá muy reforzado por el Acuerdo, y probablemente reducirá el incentivo de los países del Mercosur para buscar aliados en otros lugares. Es bastante hipócrita que algunos miembros de la UE que tienen una trayectoria muy deficiente en la Amazonia se opongan a este Acuerdo por motivos medioambientales. La oposición a este Acuerdo también debilitaría la posición de la UE como bloque negociador, ya que los países no pertenecientes a la UE podrían preguntarse si los burócratas de la UE son socios creíbles, o si estos países deberían hablar directamente con los líderes de los países miembro de la UE. Por último, la no ratificación de este Acuerdo por parte de la UE niega a los pueblos sudamericanos una oportunidad histórica de beneficios económicos y de progreso social.


Imagen:  26 de marzo de 2010 – Finca de Para, Brasil – Ganaderos en la Amazonia. Los pastos para la ganadería ocupan el 75% de las zonas deforestadas en la Amazonia, y la mayor parte de la deforestación es ilegal. Por ello, este sector ha sido objeto de actividades de aplicación de la ley y de campañas medioambientales. En 2009, el IBAMA (Agencia Brasileña de Medio Ambiente) y el Ministerio Público Federal iniciaron acciones legales contra las haciendas y los frigoríficos de Pará para evitar la comercialización de ganado procedente de zonas deforestadas ilegalmente. Según el Imazon (Instituto Amazónico de los Pueblos y el Medio Ambiente), la única forma de hacer posible esta actividad en la Amazonia es mediante la regularización de los títulos de propiedad de la tierra, la aplicación de medidas ambientales y acciones contra la matanza clandestina, el apoyo a la conservación de los bosques y el aumento de la productividad en las zonas ya deforestadas. © MAGO / ZUMA Wire
Palabras clave

UE | Mercosur | Derechos indígenas | Ganaderos | Selva amazónica | Tratado de libre comercio
EU | Mercosur | Indigenous-rights | Cattle farmers | Amazon rainforest | Free trade agreement

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner