Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

El Museo de Historia Natural de Viena (NHM) celebra 200 años de relaciones entre Austria y Brasil con una exposición excepcional. Todo comenzó con un matrimonio dinástico en 1817, cuando la archiduquesa María Leopoldina de Austria se casó con Dom Pedro, duque de Braganza, el hombre que se convertiría en el primer emperador de Brasil. Los científicos y aventureros austriacos fueron de los primeros en documentar la excepcional biodiversidad y fauna de Brasil. La exposición examina la trata transatlántica de esclavos, la dominación colonial portuguesa y los efectos desastrosos sobre las poblaciones indígenas de Brasil. El último Informe Planeta Vivo 2022 de WWF pone de manifiesto la precaria situación, especialmente en América Latina, que ha sufrido una disminución del 94% de la vida silvestre en comparación con 1970. La exposición del NHM sensibiliza y educa.  La historia puede enseñar muchas lecciones, si hay voluntad de aprender.

Diana Mautner Markhof, 2 de noviembre de 2022

«Bella gerant alii, tu felix Austria nube. Nam quae Mars aliis, dat tibi diva Venus».
(Deja que otros hagan la guerra: tú, feliz Austria, cásate)

La frase apareció por primera vez en el escudo del archiduque Rodolfo IV en 1364 y caracteriza la exitosa política matrimonial dinástica de la Casa de Habsburgo. A diferencia de otras grandes potencias, el Imperio de los Habsburgo prefería casar a sus jóvenes archiduques y archiduquesas con los vástagos de otras dinastías reales, creando así lazos de sangre y evitando la guerra. El matrimonio de María Antonieta con Luis Augusto, heredero del trono francés, es quizá el ejemplo más conocido (y trágico) de esta política. Sin embargo, hay docenas de otros, uno de ellos es el matrimonio de la archiduquesa María Leopoldina con Dom Pedro de Portugal, que fue el inicio de la conexión de Austria con Brasil durante 200 años.

Durante el Imperio de los Habsburgo (1278-1918), Viena no sólo fue la capital de una gran potencia, sino también un centro mundial de cultura y ciencia. El Museo de Historia Natural (NHM), junto con su museo gemelo, el Kunsthistorisches Museum (KHM) de bellas artes, se remontan a mucho tiempo atrás, 270 años para ser exactos.

En 1750, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Francisco I Esteban de Lothringen, esposo de la emperatriz María Teresa, compró al erudito y científico florentino Jean de Baillou la entonces mayor y más conocida colección de objetos de historia natural. Esta compra sería el primer paso para la creación del NHM. Constaba de 30.000 objetos: fósiles raros, caracoles, mejillones y corales, así como minerales valiosos y piedras preciosas.

En 1755, el emperador Francisco, fundador del zoológico de Schönbrunn (1752) y del jardín botánico (1753), organizó una importante expedición científica. Nicolaus Joseph Jacquin, famoso botánico y químico, recibió el encargo de viajar al Caribe, las Antillas, Venezuela y Colombia. Regresó con muchos animales y plantas vivas para el zoológico y el jardín botánico y 67 maletas llenas de otros objetos de interés del mundo natural.

Tras la muerte del emperador en 1765, María Teresa (1717-1780) donó al Estado la colección de ciencias naturales de los Habsburgo y abrió al público el museo predecesor del NHM.

En la actualidad, el NHM es uno de los principales museos de investigación del mundo, que alberga colecciones únicas con 30 millones de objetos de biología, ciencias de la tierra, antropología y arqueología. Pasar una tarde en el NHM evoca escenas de Parque Jurásico: grandes esqueletos de dinosaurios le siguen de sala en sala. Con 39 magníficas salas de exposición que ocupan una superficie de 8460 metros cuadrados, se exponen más de 100 000 objetos en todo momento. El NHM cuenta con más de 60 científicos residentes y numerosos investigadores invitados.

KHM
KHM
KHM
KHM
Natural History Museum, Vienna

El Imperio de Brasil y su emperatriz austriaca

Una de las exposiciones actuales del NHM es «Brasil – 200 años de relaciones». La exposición estará abierta hasta abril de 2023 y se centra en la biodiversidad única de Brasil desde una perspectiva histórica. La exposición pone de relieve el vínculo secular entre los dos países, que se remonta a la monarquía de los Habsburgo a través del matrimonio dinástico, en 1817, de la archiduquesa María Leopoldina de Austria (cuarta hija del emperador Francisco II y de su segunda esposa, María Teresa de Nápoles y Sicilia) con el heredero del trono portugués, Dom Pedro. Se casó con Dom Pedro en Viena en una boda por poderes. Esta unión no sólo fue políticamente importante, sino que tuvo un impacto duradero en la ciencia y, en última instancia, en el futuro de Brasil. Dom Pedro y la archiduquesa María Leopoldina se convirtieron en el primer emperador y emperatriz de Brasil.

Maria Leopoldina Dom Pedro

Bajo los auspicios del canciller Prinz Klemens Wenzel von Metternich -uno de los estadistas más poderosos de su época y anfitrión del Congreso de Viena (1814-1815)- se organizó una gran expedición para celebrar la boda real de María Leopoldina y Dom Pedro. Dos fragatas austriacas acompañaron a María Leopoldina en su viaje a Río para reunirse con su marido.

Durante esta expedición de cuatro años, distinguidos científicos recogieron y documentaron la exótica fauna y flora de Brasil y recogieron muestras de minerales y tesoros etnológicos. El renombrado taxidermista Johann Natterer prolongó su estancia hasta 18 años, durante los cuales recorrió las selvas tropicales de Sudamérica. Envió a Viena decenas de miles de objetos y especímenes etnográficos, muchos de ellos desconocidos en aquella época. También envió animales vivos para el zoológico imperial de Schönbrunn.

KHM
KHM
KHM
KHM

En 1821, el Gabinete de Historia Natural del Palacio Imperial estaba a rebosar. Se inauguró un nuevo museo dedicado exclusivamente a Brasil, el Brasilianum, en el centro de Viena. El museo estaba abierto al público. El Brasilianum se convirtió en una gran atracción de la época. En 1836 cerró sus puertas. Los visitantes pueden admirar algunos de estos tesoros en la actual exposición del NHM «Brasil – 200 años de relaciones».

KHM
KHM
KHM

El 7 de septiembre de 1822, Dom Pedro declaró la independencia de Brasil de Portugal. El 1 de diciembre se coronó emperador de Brasil. En una carta a su marido, la archiduquesa de Austria María Leopoldina le instó a dar este paso: «Brasil es como un volcán… Con o sin tu ayuda, se separará. La manzana está madura, cógela ahora o se estropeará… Pedro, este momento es el más importante de toda tu vida… Tendrás el apoyo de todo Brasil».

Colonialismo y comercio de esclavos

La exposición del NHM también aborda el colonialismo y la trata de esclavos. El Imperio de los Habsburgo no se sumó al frenesí colonial de otras grandes potencias en el continente americano, que eran Francia, Gran Bretaña, España y Portugal. Austria no participó en la trata de esclavos, ni en la colonización de América del Sur (o del Norte), ni en el impacto medioambiental y humano de ésta.

La trata de esclavos en Brasil comenzó en 1550, poco después de que Portugal conquistara Brasil en 1500. Los esclavos trabajaban en las explotaciones de caña de azúcar. Además de la caña de azúcar, se cultivaban/explotan el algodón, el café, el tabaco, el oro y otros metales preciosos. Portugal explotó los recursos naturales de Brasil sin tener en cuenta el impacto en las poblaciones indígenas.

En 1600, los portugueses habían establecido más de 100 plantaciones de monocultivo en todo Brasil. Los esclavos se «importaban» principalmente de África. Los barcos que transportaban a los esclavos regresaban a Europa llenos de mercancías procedentes de Brasil. Se calcula que casi cinco millones de esclavos africanos fueron enviados a Brasil. En 1888 se abolió la esclavitud en Brasil.

Slave Trade

La fauna y la flora de Brasil en peligro: Informe Planeta Vivo 2022 de WWF

Los hábitats naturales únicos de Brasil se ponen de relieve en esta exposición única: la selva tropical perenne de la Amazonia; la inmensa costa atlántica; la densa naturaleza de la Mata Atlántica; la llamada «Selva Blanca» de la Caatinga; los pantanos tropicales del Pantanal; las hierbas altamente especializadas de la Pampa; y las prohibidas sabanas del Cerrado. La exposición documenta la rica biodiversidad de Brasil antes y ahora.

La perspectiva histórica lleva al visitante de la exposición a un viaje a través del tiempo al Brasil histórico y destaca cómo estos hábitats han cambiado/desaparecido. Los efectos del cambio climático y los duros intereses y políticas económicas son los culpables de esta situación: la deforestación y la minería siguen siendo galopantes.

El Informe Planeta Vivo 2022 del WWF, publicado recientemente, documenta el rápido y continuo declive de la vida silvestre en nuestro planeta en comparación con los niveles de 1970. Hoy en día hay un 69% menos de animales salvajes viviendo en nuestro planeta y una asombrosa caída del 83% en anfibios, reptiles, aves, peces y mamíferos acuáticos. Las zonas geográficas más afectadas por esta diezma de la vida silvestre y el hábitat son América Latina y las islas del Caribe, con un descenso de la vida silvestre de hasta el 94%.

(https://wwflpr.awsassets.panda.org/downloads/lpr_2022_full_report.pdf)

Brasil es el quinto país más grande de la Tierra y el más biodiverso del mundo. Se calcula que Brasil alberga unos 1,8 millones de especies diferentes que pueblan sus 8,5 millones de kilómetros cuadrados. 19 000 de estas especies de plantas y animales son exclusivas de Brasil. En el pasado, los portugueses explotaron los recursos naturales de Brasil y destruyeron vastas áreas de naturaleza prístina. Esta destrucción continúa hoy en día: cada día se destruyen unos 10 000 acres cuadrados (40,46 kilómetros cuadrados) de selva amazónica. No se sabe cuántas especies han desaparecido silenciosamente, pero está claro que muchos animales, peces, insectos, aves y plantas están en peligro de extinción.

La oportuna exposición en el NHM subraya lo importante que es actuar ahora para proteger los hábitats naturales y su vida silvestre. Ya sean selvas, pantanos o sabanas, Brasil debe salvaguardar estos entornos y los animales y plantas que viven en ellos para las generaciones futuras. La riqueza de la información y los documentos históricos del NHM puede desempeñar un papel clave en el apoyo a la investigación vital y la sensibilización del público. La historia puede enseñar muchas lecciones, si hay voluntad de aprender.

Imagen superior: Frontispicio de Joseph Selleny. © Museo de Historia Natural de Viena, Alice Schumacher
Fotos de las habitaciones: La archiduquesa Leopoldine (Joseph Kreutzinger, 1815) y Dom Pedro de Portugal (Gianno, 1830) © NHM Wien, Christina Rittmannsperger
Cookie Consent with Real Cookie Banner