Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

Islandia, Argentina y Urugay son los principales países en los que florece el negocio de la PMSG. Estas granjas de sangre o vampiros extraen la sangre de las yeguas preñadas. Las grandes farmacéuticas extraen de esta sangre la hormona PMSG. La PMSG se utiliza en la ganadería industrial, principalmente en la industria porcina, para aumentar la tasa de preñez de las cerdas. No existen normas industriales internacionales que regulen este negocio multimillonario. La UE aún no ha puesto fin a esta práctica y permite la importación y cría de PMSG.

Daniella Vanova, 5 de octubre de 2022

La gonadotropina sérica de yegua preñada (PMSG), también conocida como gonadotropina coriónica equina (eCG), es una hormona que se encuentra en la sangre de las yeguas preñadas entre los 40 y los 130 días de su periodo de gestación. Cada año, miles de caballos son criados y a menudo preñados artificialmente con el único fin de extraer su sangre, que contiene PMSG. Las yeguas salvajes preñadas son capturadas y «criadas» con este mismo fin. La hormona PMSG se utiliza en la investigación biológica y en la industria ganadera, principalmente en el sector porcino, pero también en el vacuno, el ovino y el caprino.

Esta práctica secreta plantea muchas cuestiones éticas. Es un factor clave para la maximización de los beneficios de la industria ganadera, ya que promueve una tasa de reproducción rápida y antinatural en las cerdas. El uso de esta hormona no da a las cerdas tiempo para recuperarse después de la preñez. En otras palabras, la PMSG se utiliza para aumentar la tasa de concepción de las cerdas. También aumenta el número de crías. A los criadores se les promete más dinero, menos trabajo y más animales preñados.

Para que el ganado siga produciendo a este ritmo antinatural, las hembras (yeguas) se mantienen continuamente preñadas para extraerles la sangre con la mayor frecuencia posible. Las yeguas son sacrificadas en cuanto ya no pueden quedar preñadas, pero a menudo mueren de desnutrición y enfermedad.

Los productos que contienen PMSG incluyen: Fertipig (Ceva Santé Animale (Francia)), Fixplan (Syntex S.A. (Argentina)), Folligon (Intervet/Merck Animal Health (origen Europa)), Gestavet (Laboratorios Hipra (España) – origen Sudamérica), Novormon (Syntex S.A. (Argentina)), P.G. 600 (MSD Animal Health, origen Europa), Pregmagon Ceva Tiergesundheit GmbH (Alemania, origen Europa), Suigonan (Intervet/MSD Animal Health, origen Europa), Syncrostim (Ceva Santé Animale (Francia), origen Europa).

Decenas de miles de caballos son sistemáticamente torturados para este negocio de la sangre. El proceso inhumano hace que la yegua pierda una cantidad significativa de sangre, que puede llegar a ser de 10 litros en una sola extracción, aproximadamente una cuarta parte de la sangre del caballo. Esto puede provocar que el caballo entre en shock y/o desarrolle anemia. También compromete el bienestar y el sistema inmunitario de las yeguas y, en última instancia, mata al 30% de las yeguas afectadas.

Es difícil transmitir con palabras la brutalidad y la crueldad que los trabajadores muestran hacia estos caballos, que son considerados fábricas de sangre ambulantes para ser explotados y luego desechados. Las yeguas son sujetadas en una caja minúscula con la cabeza atada en alto, antes de que se les introduzca una cánula de gran calibre (diámetro de 0,5 cm) en la vena yugular. Los caballos no tienen forma de escapar y son golpeados con palos largos, garrotes, barras de metal y bloques de madera. Las horribles marcas de mordiscos en las puertas de madera y la mirada aterrorizada de la yegua son prueba del enorme estrés y dolor que sufren los caballos durante el proceso de extracción de sangre. Los caballos son golpeados repetidamente antes, durante y después del proceso. Se utilizan perros para sujetar y asustar a los caballos ya traumatizados. Las yeguas heridas se mantienen en el proceso de extracción de sangre y no se les aplica la eutanasia.

Por muy inhumano que sea este proceso, la larga duración de este procedimiento, que puede durar hasta tres horas, es cruel en sí misma, ya que estresa a los caballos semisalvajes y salvajes. Una vez completado el ciclo de extracción, los trabajadores inducen un aborto destruyendo el saco que contiene el feto no nacido. Una vez que las yeguas adultas son incapaces de concebir, son enviadas al matadero. Los potros machos, nacidos como subproducto de este negocio, son enviados inmediatamente al matadero.

Las investigaciones sobre las instalaciones de PMSG han demostrado que los caballos no reciben suficiente comida, nutrición y agua. No disponen de un refugio adecuado ni de zonas de descanso secas y no reciben ningún tipo de apoyo veterinario. Las instalaciones se gestionan sin una supervisión administrativa adecuada. El bienestar de los animales es irrelevante, sólo cuenta la maximización de los beneficios. 100 gramos de la hormona valen c. 900 000 dólares.

En Estados Unidos, las granjas de sangre están mal reguladas por el USDA. Casi nunca se inspeccionan las instalaciones, por lo que no se responsabiliza a nadie por violar la Ley de Bienestar Animal. Además, estas granjas de sangre están situadas en zonas rurales remotas, lo que dificulta el acceso. El Dr. Cabanas, presidente del Comité Nacional de Bienestar Animal de Uruguay, ha destacado cómo las empresas farmacéuticas se aprovechan del hecho de que muchos países no regulan la industria de la PMSG.

Estas granjas de sangre se encuentran principalmente en Estados Unidos, América Latina (Argentina y Uruguay) e Islandia. En Alemania hay una granja de sangre en Turingia. En Uruguay existen más de 10.000 yeguas de sangre en grandes granjas de sangre que han estado en funcionamiento durante más de 30 años. La granja de sangre uruguaya Biomega S.A., situada en la provincia de Cerro Largo y propiedad del veterinario Martin Bocking, ha recibido subvenciones del gobierno uruguayo y de la alianza Mercosur.

Islandia, que se enorgullece de ser el principal destino del turismo de naturaleza, es el principal productor europeo de PMSG. La UE es el principal destino de la PMSG islandesa. Islandia explota granjas de sangre desde hace más de 40 años y alberga más de 100 granjas de este tipo que extraen la sangre de caballos islandeses preñados. Se calcula que cada año se extraen unos 5.400 caballos. La mayor empresa de comercio farmacéutico de Islandia, Isteka ehf, adquiere esta sangre de las granjas independientes. La sangre se convierte en polvo de PMSG y se vende a empresas farmacéuticas de todo el mundo. El secreto de Islandia fue revelado por el documental «Islandia – Tierra de las 5.000 yeguas de sangre» en noviembre de 2021.

No existen directrices internacionales ni del sector que regulen el negocio de la PMSG. Algunas han recomendado que «no se extraiga más del 10% del volumen total de sangre de un caballo cada 3 o 4 semanas». Sorprendentemente, en Islandia se extrae entre el 15 y el 20% del volumen total de sangre de las yeguas por semana.

Ya existen numerosos fármacos sintéticos alternativos que cumplen el mismo propósito que la PMSG. El uso de estas drogas pondría fin a la tortura de estos caballos en las granjas de vampiros. Está claro que el uso de la PMSG en los animales de granja no tiene un propósito médico, sólo económico.  Es un negocio multimillonario, del que se benefician las grandes farmacéuticas y las grandes granjas.

En Islandia se está formando una creciente oposición a esta industria de la sangre. El partido popular de la oposición ha pedido al parlamento que imponga una prohibición. Las instituciones europeas, en particular el Parlamento Europeo y la Comisión Europea, han reaccionado a la PMSG, aunque con diferentes cursos de acción. Tras una investigación de 2016 sobre la producción de PMSG en Sudamérica, el Parlamento Europeo pidió que se prohibiera la importación de cualquier hormona que haya sido producto de la tortura -incluida la PMSG. La Comisión Europea ha señalado recientemente su grave preocupación por el tratamiento de los caballos criados para obtener sangre. Sin embargo, mientras no se tomen medidas, el sangriento negocio de la PMSG seguirá floreciendo.

A finales de marzo de 2022, una coalición internacional de 17 ONG presentó una denuncia contra Islandia ante el Órgano de Vigilancia de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC). La AEE vigila el cumplimiento de las normas del Espacio Económico Europeo (EEE) en Islandia, Liechtenstein y Noruega. Se acusa a Islandia de incumplir la normativa del EEE por no proteger a los animales utilizados con fines científicos. Pide que Islandia prohíba la extracción de sangre.

En la actualidad, la UE no exige a los ganaderos ni a los supermercados que declaren qué productos se han producido con PMSG. A medida que aumenta la concienciación pública, crece la presión sobre los políticos. Muchos exigen ahora más transparencia y un marco jurídico que proteja los derechos de los consumidores y el bienestar de los animales.

Es hora de que la UE prohíba la importación de sangre de caballo y PMSG e imponga normas de protección animal para este negocio. También es hora de que los consumidores sepan toda la verdad sobre lo que se hace con los caballos y el ganado. No se debe permitir que las grandes farmacéuticas y las grandes granjas sigan explotando a estos animales.

Imagen: Un caballo islandés enfermo descansa en el campo. En Islandia hay 40 granjas de sangre, en las que se extrae la sangre de yeguas islandesas preñadas, que luego se vende a empresas farmacéuticas situadas en la UE. © Peter Lloyd en Unsplash.
Cookie Consent with Real Cookie Banner