Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

Japan has a strong track record in Africa, as evidenced by its triennial Japón tiene un sólido historial en África, como demuestra su conferencia trienal TICAD centrada en África. La última conferencia TICAD se celebró en Túnez en agosto de 2022. La singular organización de la conferencia puede mostrar a otros socios africanos cómo se construyen asociaciones de éxito. El compromiso de Japón en África demuestra que los países africanos no tienen por qué depender únicamente de Europa, Estados Unidos, China o Rusia.

Michael Asiedu, 5 December 2022

En sus casi tres décadas de historia, la Agencia Internacional de Japón (JICA), brazo de la ayuda oficial al desarrollo del país, ha emprendido proyectos con unos 35 países africanos y ha establecido una conferencia trienal emblemática, la Conferencia Internacional de Tokio sobre el Desarrollo de África (TICAD). La última conferencia de la TICAD (TICAD VIII), celebrada en Túnez los días 27 y 28 de agosto, pone de relieve el último éxito del compromiso de Japón con África al comprometerse a invertir 30.000 millones de dólares en los próximos tres años.

La TICAD pretende promover el diálogo político de alto nivel entre los líderes africanos y los socios para el desarrollo, así como movilizar recursos para iniciativas de autoayuda en los países africanos. La TICAD utiliza un enfoque multilateral único para la organización de las conferencias. Las conferencias son organizadas conjuntamente por el Gobierno de Japón, la Comisión de la Unión Africana (CUA), las Naciones Unidas (ONU), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Mundial.

Desde la creación de la TICAD hace casi 30 años, se han organizado ocho conferencias con una alta participación de líderes y altos funcionarios de países africanos, Japón y organizaciones internacionales. El resultado de la conferencia es siempre la adopción de un documento final (La Declaración) para regir las relaciones Japón-África en términos de áreas prioritarias durante un periodo de tres años.

El documento final (Declaración de Tokio de 1993) de la conferencia inaugural se centraba en «la autosuficiencia de los países africanos, el desarrollo económico a través de actividades del sector privado, la colaboración e integración regionales y la futura cooperación «Sur-Sur» entre Asia Oriental y Sudoriental y África». Estos conceptos rectores de «apropiación y asociación» han dado forma a casi todas las conferencias posteriores.

Desde la TICAD V (2013), el país anfitrión ha alternado entre África y Japón cada tres años, siendo Kenia y Túnez los primeros anfitriones africanos.

En la actualidad, la JICA y la TICAD siguen siendo los pilares fundamentales de las relaciones entre Japón y África. Sin embargo, en lo que respecta a las inversiones de Japón en África, la directora de Investigación sobre Japón del Istituto Per Gli Studi Di Politica Internazionale, Céline Pajon, sostiene que Japón está intentando «recuperar el retraso de sus inversiones» en África. Por ejemplo, el ex primer ministro Shinzo Abe prometió 60.000 millones de dólares en apoyo financiero en la TICAD V (2013) y VI (2016) respectivamente. Sin embargo, en 2019, los objetivos de inversión de Japón no se habían cumplido, y la IED en África ascendía a 12.000 millones de dólares. La pandemia del COVID también pasó factura a la IED japonesa en África, ya que, según el Ministerio de Finanzas de Japón, se produjo un descenso de la IED de 590 millones USD en 2019 a 310 millones USD en 2021.

Independientemente de los déficits de IED de Japón, es el mayor proveedor de préstamos de donantes en condiciones favorables al Banco Africano de Desarrollo (BAfD). La JICA firmó un acuerdo con el AFDB para proporcionar 668,1 millones USD para apoyar la 15ª reposición del Fondo Africano de Desarrollo (ADF).

En términos de comercio directo, las incursiones de Japón en África no se han traducido en un aumento significativo de las relaciones comerciales. Los países africanos siguen representando una parte marginal del comercio bidireccional de Japón. Independientemente de esto, las marcas japonesas son muy visibles en el sector de la construcción de África y en las industrias electrónica, automovilística y de motocicletas. Marcas como Honda, Nissan, Toyota, Komatsu, Panasonic, Canon y Yamaha tienen una gran cuota en la mayoría de los mercados africanos y son muy populares.

Según el sitio web oficial de la JICA, en 2020 gastó más de 1.500 millones de dólares en diversas iniciativas en el continente africano. Basándose en el marco de la TICAD VII dentro de la Declaración de Yokohoma y sus tres pilares: 1.) el compromiso económico y del sector privado; 2.) una sociedad sostenible y resiliente; y 3.) el fortalecimiento de la paz y la estabilidad. La Declaración incluía la formación de 23.000 trabajadores sanitarios y 46.000 profesionales de la justicia, la policía y la seguridad. Otros 26.000 recibieron formación para diversificar industrias y crear puestos de trabajo en varios países africanos en los que operaba la JICA. La ayuda de la JICA también fue crucial para el programa de la Coalición para el Desarrollo del Arroz en África (CARD), que produjo 32 millones de toneladas de arroz en 2019, donde se asignaron 490 millones de USD adicionales para mejorar la conectividad por carretera en los países en los que opera la JICA.

Además, como parte de la Iniciativa para la Salud y la Medicina Mundial en África de la JICA, más de 30 países africanos recibieron ayuda por valor de 600 millones USD en forma de equipos médicos, suministros y fondos para mejorar la preparación y mitigar el impacto de la pandemia.

Dados estos acontecimientos, la huella de Japón en el continente africano ya no puede ignorarse. En la recientemente celebrada conferencia TICAD (TICAD VIII) en Túnez (27 y 28 de agosto de 2022), Japón anunció que se comprometería a aportar 30.000 millones de dólares en los próximos tres años para reforzar el capital humano de África, así como la agroindustria y la sanidad. La TICAD VIII fue significativa porque constituyó el primer compromiso Japón-África posterior a la Conferencia de Copenhague en suelo africano, con la asistencia de más de 20 jefes de Estado africanos, así como altos funcionarios de instituciones regionales, continentales e internacionales como la Unión Africana, las Naciones Unidas y el Banco Mundial. El propio Primer Ministro Kishida Fumio pronunció su discurso por vídeo tras dar positivo en la prueba de COVID-19.

Lo que demuestra el compromiso de Japón en África es que los países africanos no tienen por qué depender únicamente de los llamados socios tradicionales, como Europa, Estados Unidos, etc. Los países africanos deben ampliar su abanico de socios y ser claros y concisos en sus objetivos de asociación. Esto es importante dada la incertidumbre que rodea al panorama económico mundial post-pandémico. África necesita inversiones en industrias clave como la tecnología, la agricultura y el sector extractivo.

Los países africanos deben seguir explorando otros socios no tradicionales mediante otras conferencias bilaterales centradas en África e inspiradas en el modelo de la TICAD. El marco de la TICAD es único. Funciona como una plataforma multilateral en la que no sólo se sientan a la mesa Japón y África, sino también las instituciones internacionales implicadas, como la ONU, el Banco Mundial y la Unión Africana. Se convierten en importantes partes interesadas y supervisores de los documentos finales.

Por último, el documento final, cariñosamente llamado «La Declaración», proporciona un enfoque. Establece objetivos hasta la próxima TICAD. Para los próximos tres años, la Declaración de Túnez se centra en 1) Economía: Realizar una transformación estructural para un crecimiento económico y un desarrollo social sostenibles. 2) Sociedad: Lograr una sociedad resistente y sostenible; y 3) Paz y estabilidad: Lograr una paz y una estabilidad sostenibles.

Picture: 27 August 2022, Tunis, Tunisia: Tunisia hosted Ticad 8, a Japanese-African economic event of global scope. Several Heads of State and Government arrived in Tunis to participate in particular in the Economic Forum which will discuss the revival of the African economy and its resilience in the post-coronavirus phase. It should also be noted that Tunisian journalists protested against the restrictions imposed on them for media coverage with the Ministry of Foreign Affairs. ©  IMAGO / ZUMA Wire
Cookie Consent with Real Cookie Banner