Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

La Conferencia de Revisión del TNP de 2022 se celebrará en la ONU en Nueva York del 1ro al 26 de agosto. Si se quiere avanzar, los Estados miembros y especialmente todos los europeos y los aliados de la OTAN deben tener en cuenta que el “Nuclear Sharing de EE.UU.”, o los acuerdos bilaterales de cooperación nuclear, disminuyen la estabilidad estratégica en Europa y violan las obligaciones del TNP de todos los implicados. La expansión de la OTAN y el despliegue de más armas nucleares hasta las fronteras de Rusia está aumentando la inestabilidad estratégica y debilitando el régimen del TNP. Para reducir la presencia y la amenaza de las armas nucleares, es necesario cooperar para lograr el control de armas y el desarme.

Frances Mautner Markhof, 27 July 2022

Los acuerdos de “Nuclear Sharing” (NS) o de cooperación nuclear bilateral con EE.UU. se basan en la política de disuasión nuclear ampliada de EE.UU. y la OTAN, en virtud de la cual algunos Estados no poseedores de armas nucleares (NNWS) de la OTAN (Alemania, Italia, Países Bajos, Bélgica y Turquía) aceptan el emplazamiento de armas nucleares estadounidenses en sus territorios y disponen de sus propias fuerzas armadas para lanzar estas armas en tiempos de guerra. Los países participantes llevan a cabo consultas sobre la política de armas nucleares en el Grupo de Planificación Nuclear de la OTAN, mantienen los equipos técnicos (en particular los aviones de doble capacidad o DCA) necesarios para el lanzamiento de armas nucleares y almacenan armas nucleares en su territorio.

En el marco de la NS, estos aliados de la OTAN han acordado que las armas nucleares de EE.UU. tengan su base, se almacenen y se transporten dentro de estos estados, y en tiempos de guerra estén destinadas a ser entregadas por estos estados, lo que hace que las armas nucleares estén bajo el control de estos aliados.

A pesar de las claras obligaciones del TNP (Tratado de No Proliferación) en sentido contrario, los nuevos estados miembros de la OTAN están buscando activamente y recibiendo apoyo para basar las armas nucleares de EE.UU. en sus territorios en acuerdos de NS, bajo el supuesto de que esto reforzará la disuasión estratégica contra adversarios reales y putativos.  Las obligaciones del TNP no juegan ningún papel para aquellos que buscan activamente la presencia de armas nucleares,

Todo ello presagia un periodo crítico en el que se pondrá a prueba el valor y la validez del TNP, en particular, si las armas nucleares a través de las NS superarán las obligaciones del TNP para los aliados de Estados Unidos en el futuro.

EE.UU. Interpreta el TNP para Apoyar a la NS

La afirmación de EE.UU. y la OTAN de que el uso compartido de armas nucleares es compatible con el TNP se basa en la interpretación de EE.UU. de que el TNP «no implica ninguna transferencia de armas nucleares ni el control de las mismas, a menos que se tome la decisión de entrar en guerra, momento en el que el tratado dejaría de tener control», es decir, el TNP dejaría de ser válido en esas circunstancias.  La opinión de Estados Unidos ha sido «… que el propósito del TNP es evitar la proliferación, y que si estallara una guerra nuclear habría fracasado y, por tanto, ya no sería aplicable». La interpretación estadounidense del NS pretendía claramente ajustarse a la estructura, el contenido y los objetivos del mismo.

Según EE.UU., los acuerdos del TNP y de la NS no entran en conflicto entre sí. Para EE.UU., los acuerdos NS no tratan de la transferencia de armas nucleares, ya que, según EE.UU., no hay transferencia, excepto cuando se declara la guerra, momento en el que el TNP no es válido. La transferencia, según la interpretación de EEUU, sólo tiene lugar en tiempos de guerra. EE.UU. interpreta que la «transferencia», según el TNP, incluye el control real de las propias armas nucleares. El estacionamiento de estas armas en suelo extranjero, según EE.UU., no infringe el TNP porque no se ha producido ninguna «transferencia». EE.UU. no ve la necesidad de decidir sobre la prioridad que debe darse a uno de los dos acuerdos, porque en la interpretación de EE.UU. ambos pueden coexistir.

La interpretación de EE.UU. va en contra de la redacción del TNP. Tanto el TNP como los acuerdos NS tratan (en parte) el mismo asunto, a saber, la transferencia de armas nucleares de los Estados con armas nucleares (NWS) a los NNWS. El término «transferencia» según el TNP es la transferencia física desde el territorio de un NWS al de un NNWS.  El artículo I del TNP establece una clara distinción entre la transferencia y el control de las armas nucleares.  De acuerdo con la definición de Estados Unidos, la transferencia de un arma nuclear incluye el control sobre dicha arma. Esta interpretación viola claramente el TNP, ya que la transferencia y el control son dos actos distintos, ambos violan el TNP. Al cumplir con los acuerdos NS, EE.UU. y sus aliados NS de la OTAN están incumpliendo sus obligaciones en virtud del TNP.

Artículo VI: CEND vs CENP

En cuanto a las obligaciones del Artículo VI para los NWS, Estados Unidos propuso en 2019 su Iniciativa de Creación de un Entorno para el Desarme Nuclear (CEND), que calificó de «punto de inflexión en el discurso del desarme mundial» (Christopher A. Ford, Departamento de Estado de Estados Unidos, 2 de julio de 2019). Esta iniciativa se basaba en una interpretación especial del TNP por parte de EE.UU que creaba una condición para el «desarme sostenible» de las partes y no partes del TNP.

Según la CEND, cualquier Estado que posea armas nucleares puede decidir que, a menos que y hasta que se cumplan sus requisitos de seguridad, no es necesario aplicar medidas de desarme nuclear o de control de armas.  Esta justificación contra el desarme ha sido utilizada, de hecho, por estados no pertenecientes al TNP que desarrollaron y poseen armas nucleares pero que no son reconocidos oficialmente como NWS. La CEND tenderá a desestabilizar, no a estabilizar, el régimen de no proliferación y control de armas basado en el TNP y otros acuerdos.  La CEND ha sido criticada por justificar la posesión de armas nucleares por parte de un Estado hasta que se cumplan todos sus requisitos de seguridad y, por tanto, por impedir el desarme, para el que el artículo VI no contiene condiciones previas.

En lugar de una iniciativa como CEND, el enfoque y los recursos deberían dedicarse a la Creación de un Entorno para la No Proliferación o CENP, es decir, a la creación de un entorno propicio para mantener y fortalecer el régimen del TNP mediante el cumplimiento por las partes del TNP de todas sus obligaciones y la aplicación de las resoluciones clave de las anteriores Conferencias de Revisión del TNP (Frances Mautner Markhof, «Creating an Environment for Non-Proliferation CENP): Supporting the NPT and Nuclear Disarmament». Korean Journal on Nuclear Nonproliferation and Energy, 3 (2020): 52-65).)

“Nuclear Sharing”: Cui Bono?

Los países de la OTAN que participan en las actividades nucleares también deberían tener en cuenta que, al aceptar armas nucleares en sus territorios, se convierten en objetivos principales en caso de conflicto. Si el actual discurso público antinuclear sirve de indicación, es razonable suponer que muchos de estos países europeos de la OTAN desconocen en general el emplazamiento y posible uso de armas nucleares en sus territorios. En términos más gráficos, es posible que no se den cuenta de que Europa se ha convertido en un «blanco nuclear» debido a la participación de algunos países europeos de la OTAN en los acuerdos de NS.

Por lo tanto, la seguridad nuclear debería re-evaluarse de forma crítica, no sólo porque tiene el potencial de desestabilizar y disminuir la seguridad y la estabilidad, sino también porque el NS viola las obligaciones del TNP de los NWS y NNWS, lo que debilita gravemente el régimen del TNP.

Cabe destacar que la disuasión ampliada puede proporcionarse sin desplegar armas nucleares estadounidenses en los territorios de sus aliados europeos de la OTAN, que es como se proporciona actualmente la disuasión nuclear ampliada para Japón y la República de Corea.

También hay otras cuestiones y problemas esenciales que afectan al régimen del TNP: ¿Hasta qué punto puede y debe un país o grupo de países, que afirman adherirse a sus obligaciones de los artículos I, II y IV del TNP, confiar en el «paraguas nuclear» de otro Estado -fuera de su control- para garantizar su defensa y seguridad?  Más concretamente, ¿hasta qué punto puede y quiere la UE asegurar y apoyar su propia defensa mediante la «autonomía estratégica», y puede hacerlo sin depender de las armas nucleares?  ¿Cuáles son la realidad y los costes de la externalización de la seguridad?

La preservación y el fortalecimiento del TNP, y no de las armas nucleares en las que se basa, serán esenciales para reforzar la estabilidad y la seguridad estratégicas.

Picture: NUCLEAR BOMB in the 70s No No No to the nuclear energy that makes the atomic bomb possible. Europe is in the center of the target Postcard around 1970. © IMAGO / KHARBINE-TAPABOR
Cookie Consent with Real Cookie Banner