Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

La Comisión Europea ha añadido la energía nuclear que produce cero emisiones de CO2 a su Taxonomía de la UE, poniéndose del lado de un bloque de países liderado por Francia. Si la crisis climática es el principal reto de nuestro tiempo, invertir en una tecnología escalable y barata que no produce emisiones tiene todo el sentido del mundo.

Prof. Dr. Daniel Garcia, 16 February 2022

En una decisión muy controvertida, la Comisión Europea (CE) ha determinado en su Ley de Taxonomía de la UE que la energía nuclear y el gas deben considerarse fuentes de energía sostenibles en el proceso de transición energética (2020-2045). El 2 de febrero de 2022, la Comisión adoptó la Ley Delegada del Clima (CDA) complementaria.  El CDA añade determinadas actividades nucleares y de gas al artículo 10(2) de la Taxonomía de la UE, según el cual determinadas actividades energéticas relacionadas con la energía nuclear y el gas se etiquetan como inversiones respetuosas con el clima.

La CE se puso del lado de un bloque de países liderado por Francia, que argumentaba que la energía nuclear debía considerarse sostenible al no producir emisiones de CO2. Para alcanzar un consenso más amplio, la propuesta también determinó que las centrales de gas natural son sostenibles. Un grupo más reducido de países, entre ellos Austria, y todas las organizaciones ecologistas argumentaron que incluir la energía nuclear en esta lista es un acto de “Ecoblanqueo».

Etiquetar la energía nuclear y el gas como sostenibles permitirá que las inversiones en estas tecnologías se beneficien de las bonificaciones fiscales y otras ventajas normativas de las que gozan las inversiones en renovables. En el caso de la energía nuclear, esto requiere, además, la existencia de una instalación permanente de eliminación de residuos y un plan de eliminación y protección de estos.

No todas las actividades de energía nuclear son aceptadas por el CDA. Mientras que los proyectos de nuevas centrales nucleares que utilicen las mejores tecnologías disponibles (Gen III+) se reconocerán hasta 2045, las modificaciones y mejoras de las instalaciones nucleares existentes con el fin de prolongar su vida útil sólo se reconocerán hasta 2040. El CDA también exige que las tecnologías avanzadas incluyan ciclos de combustible cerrados (proyectos Gen IV) («Generación IV»), lo que también incentiva la investigación y la innovación en tecnologías futuras en relación con las normas de seguridad y la minimización de residuos (sin cláusula de extinción).

Las organizaciones ecologistas critican esta política porque (i) puede aumentar el riesgo de un incidente nuclear y (ii) puede restar recursos a las fuentes renovables. No obstante, la energía nuclear sigue siendo una opción viable y en algunos casos necesaria para la producción de energía a gran escala.

Se puede argumentar que la mayoría de la gente está desproporcionadamente más preocupada por las crisis climáticas que por los riesgos nucleares en la UE. Una encuesta del Eurobarómetro de 2007 muestra que la mayoría de los europeos ven la energía nuclear de forma positiva y consideran que los riesgos asociados son menores. Los ecologistas, por supuesto, no están de acuerdo, y a menudo mencionan la energía nuclear como una de las mayores amenazas para el medio ambiente, haciendo famosas campañas contra la construcción de nuevas centrales. La búsqueda de “Greenpeace + energía nuclear” arroja aproximadamente tantos resultados como «Greenpeace + cambio climático», mientras que el número de resultados de búsqueda (y de búsquedas) de «cambio climático» es diez veces mayor que el de «energía nuclear».  Si la crisis climática es el principal reto de nuestro tiempo, invertir en una fuente de energía escalable y eficiente que no produce emisiones de CO2 sigue siendo una opción viable.

La segunda crítica es más sustancial. Si los inversores aumentan sus inversiones en la energía nuclear en detrimento de las energías renovables, la política asociada a la Taxonomía de la UE será contraproducente y la transición energética no se producirá. Este parece ser el caso de Francia, donde el presidente Macron ha anunciado recientemente una nueva expansión de la energía nuclear hasta 2050.

El problema no es, sin embargo, que los fondos que de otro modo se destinarían a las renovables acaben en la construcción de centrales nucleares, sino que la energía nuclear hará bajar el precio de todas las fuentes de producción de electricidad, reduciendo el rendimiento de la inversión. Para resolver este problema, será necesario reestructurar los mercados de la electricidad para garantizar un rendimiento adecuado de la inversión de la electricidad producida a partir de las renovables durante la transición, limitando al mismo tiempo el uso de fuentes de energía altamente contaminantes como el carbón y el petróleo. Esta reestructuración también debería reducir la volatilidad de los precios en los mercados energéticos y limitar la dependencia de las importaciones.

En su estado actual, la energía nuclear es una solución pragmática y climáticamente neutra. Dado que la UE y muchos de sus miembros han adoptado la energía nuclear avanzada, puede ser el momento de que quienes se oponen a la energía nuclear adopten una visión más objetiva de su papel en la consecución de los objetivos climáticos de la UE.

Picture: Saint Vulbas, France July 29, 2021 – A sunflower field is seen in the foreground of the Bugey Nuclear Power Plant, which belongs to the energy giant EDF. The site produces 40% of the electricity consumed in the Auvergne Rhone-Alpes region and 7% of French nuclear production. © Copyright: IMAGO / IP3press
Cookie Consent with Real Cookie Banner