Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

En mayo de 2022, Líbano celebró elecciones parlamentarias por primera vez desde la revolución política de 2019 y la explosión de Beirut de 2020. Líbano se enfrenta ahora a una crisis de corrupción política y a una depresión económica provocada por su élite dirigente. Teniendo en cuenta que el 31 de mayo de 2022 el nuevo parlamento reeligió al mismo presidente del Parlamento, es poco probable que se produzca un cambio en la grave situación del Líbano, que requiere un rescate del FMI.

Lena Krikorian, 30 de junio de 2022

El 15 de mayo de 2022, Líbano celebró sus primeras elecciones parlamentarias desde el levantamiento político masivo que comenzó el 17 de octubre de 2019 y que fue encabezado por Hizbulá y Amal para derrocar al gobierno, Destacados “think tanks” y análisis como el de la Fundación Carnegie para la Paz predijeron que estas elecciones serían las más caóticas desde la independencia del país en 1943, y que lamentablemente no cambiarían el tejido político ni serían un agente de cambio para Líbano y su pueblo. Según el Consejo Atlántico, las elecciones parlamentarias de mayo tuvieron una baja participación de sólo el 41%, y el bloque respaldado por Hizbulá sigue conservando el mayor número de escaños en el parlamento a pesar de haber perdido la mayoría. La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea en el Líbano en 2022 descubrió que la clase dirigente condonó y sigue participando en la compra de votos y en la destrucción de urnas, lo que socava las posibilidades de reforma y de un nuevo liderazgo en el país. Además, las protestas y la grave crisis económica del Líbano dificultaron el suministro de electricidad para las cabinas de votación.

Los manifestantes salieron a la calle en un movimiento liderado por jóvenes en 2019 contra la corrupción, la mala gestión gubernamental y una depresión económica de casi tres años. Según la revista “International Politics and Society,” desde octubre de 2019 la moneda nacional libanesa ha perdido el 95% de su valor, los precios han subido un 200% y aproximadamente el 80% de la población libanesa vive por debajo del umbral de la pobreza. La pandemia del COVID-19 y la explosión del puerto de Beirut en 2020, que mató a casi 200 personas y devastó aún más la economía del país, también echaron leña al fuego político que comenzó en octubre de 2019. Más recientemente, en marzo de 2022, el sector bancario se puso en huelga porque el presidente Michel Aoun congeló los activos de los seis bancos más importantes del Líbano. El 21 de marzo de 2022, el gobernador del banco central del Líbano, Riad Salameh, que estaba en el poder desde 1993, fue acusado de blanqueo de dinero y enriquecimiento ilícito. En la actualidad, según Al Jazeera, la escasez de agua y los cortes de electricidad se extienden por todo el país, y Líbano ha experimentado un aumento de más del 1000% en los precios de los alimentos, lo que ha hecho que se solicite ayuda y remesas de la diáspora libanesa. El Programa Mundial de Alimentos y el Banco Mundial descubrieron que casi el 50% de los hogares no tenían acceso a alimentos, medicinas y otros bienes básicos.

En una línea similar, las Naciones Unidas y el Banco Mundial culparon a los dirigentes libaneses de la actual y grave crisis financiera, ya que el Banco Mundial calificó la economía libanesa de «depresión deliberada». Según el Consejo de Relaciones Exteriores, el gobierno y el sector público en su conjunto «están plagados de sobornos y nepotismo, y los servicios públicos son prácticamente inexistentes». Muchos emigrantes libaneses huyeron a los países vecinos y es muy probable que más emigrantes huyan del país que ya alberga la mayor población de refugiados per cápita del mundo. Teniendo en cuenta estos asombrosos resultados, no es realista esperar un proceso electoral tranquilo y democrático. Por ello, Estados Unidos y la UE no destinaron fondos significativos a la Comisión Supervisora de las Elecciones del Líbano. La falta de apoyo occidental indica que Líbano se considera una causa perdida a menos que se abra a cambios sistémicos de liderazgo político.

Como país con una composición étnica diversa y un sistema de reparto de poder sectario, el parlamento libanés está dividido a partes iguales entre cristianos y musulmanes. La jefatura del gobierno está reservada a un musulmán suní, el presidente debe ser un cristiano maronita y el presidente del parlamento está designado para un musulmán chiíta. El ex primer ministro y líder del mayor bloque de votantes musulmanes suníes, Saad Hariri, ocupó el cargo de primer ministro durante las tres últimas legislaturas. Hariri renunció y animó a los votantes a boicotear las elecciones, dejando un vacío de poder para el bloque parlamentario suní. Como resultado, mucha gente no se inclinó a votar porque había pocas razones para creer que sus votos importarían. Sin embargo, según la CNN, los votantes acudieron en masa en busca de un cambio de liderazgo.

Las recientes elecciones se tradujeron en una pérdida de apoyo mayoritario al gobierno actual, que ha servido a los intereses del grupo militante musulmán chiíta Hezbolá, respaldado por Irán y pro-Assad. Las elecciones también dieron lugar a un aumento de los independientes, que obtuvieron 13 de los 128 escaños del Parlamento. A pesar de haber sido popular en el pasado debido a su postura antioccidental y a la ayuda prestada anteriormente, los días en que Hezbolá prestaba apoyo cuando el gobierno era incapaz de hacerlo han quedado atrás. Sin embargo, el reciente apoyo de los votantes a las Fuerzas Libanesas pretende ahora desarmar a Hezbolá, al que el Centro de Estudios Estratégicos se ha referido como «el actor no estatal más armado del mundo». No obstante, una coalición respaldada por Hezbolá sigue teniendo la mayoría de los escaños en el parlamento actual.

El 31 de mayo de 2022, el Parlamento libanés reeligió a Nabih Berri por séptimo mandato consecutivo como presidente del Parlamento. Aunque muchos votantes libaneses esperaban un cambio cuando acudieron a las urnas, la reelección de Nabih Berri es la encarnación del sistema político profundamente defectuoso y corrupto que atrapa al Líbano en su grave crisis económica. Berri obtuvo su legitimidad durante y después de la guerra civil libanesa de los años 90, que supuso el derramamiento de sangre por parte de los señores de la guerra que todavía constituyen la corrupta élite dirigente del Líbano.

A pesar de los 13 nuevos escaños obtenidos por miembros de partidos independientes que pretenden cambiar el corrupto sistema político, el recién elegido Parlamento del 15 de mayo de 2022 reeligió a Berri, que se ha mantenido en el poder durante casi tres décadas. Berri dirige el movimiento político chiíta Amal, que mantiene una relación de trabajo con Hezbolá, lo que permite que el poder político permanezca inalterado en el país. Por ello, es poco probable que el nuevo parlamento y el recién elegido presidente saquen al Líbano de su depresión económica y de su grave situación parlamentaria. El país sigue favoreciendo a los partidos tradicionalistas y a las coaliciones respaldadas por Hezbolá, lo que impide que Líbano logre un cambio real. En estas condiciones y con la corrupción en curso, es poco probable que la comunidad internacional proporcione ayuda para que Líbano salga de su arraigada crisis financiera y política.

Foto: Elecciones generales libanesas de 2022 Funcionarios públicos, que se encargarán de los puestos, emiten su voto antes de las elecciones generales que se celebrarán el 16 de mayo en Beirut, el 12 de mayo de 2022. © IMAGO/NurPhoto
Cookie Consent with Real Cookie Banner