Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

Al introducir el Bitcoin como moneda nacional en otoño de 2021, El Salvador ha sentado un precedente mundial. Seis meses después de este revolucionario experimento, podrían surgir problemas en el horizonte. El FMI ha advertido de las posibles consecuencias para la economía salvadoreña, y los Estados Unidos sigue preocupado por el impacto que esta medida podría tener en el sistema financiero de El Salvador. Aunque el resultado del experimento único de Bitcoin de El Salvador sigue siendo incierto, otros países están siguiendo rápidamente sus pasos. Hoy la República Centroafricana ha seguido el ejemplo de El Salvador y ha introducido el Bitcoin como moneda de curso legal junto al franco CFA respaldado por Francia.

Murat Gibadyukov, 27 de abril de 2022

En 2020, El Salvador recibió casi 6.000 millones de dólares en remesas, lo que supuso alrededor del 23% de su producto interior bruto. El joven presidente de El Salvador, Nayib Bukele, de 40 años, partidario de la Ley Bitcoin, señaló que los proveedores de servicios monetarios como Western Union y MoneyGram perderán 400 millones de dólares al año en comisiones por remesas, debido a la adopción de Bitcoin en el país. Según la Ley de Bitcoin del país, los comercios están obligados a aceptar Bitcoin además del dólar estadounidense -la otra moneda oficial del país- como forma de pago. Al anunciar el nuevo proyecto de ley en junio de 2021, Bukele prometió que la criptomoneda ayudaría a los salvadoreños a enviar más dinero a casa desde el extranjero a un menor costo, digitalizar la economía, impulsar las inversiones y disminuir la dependencia de la economía y el dólar estadounidense. Incluso anunció planes para crear una ciudad inteligente totalmente basada en el uso de Bitcoin.

Sin embargo, la adopción de Bitcoin no fue muy bien recibida por el pueblo salvadoreño. El 15 de septiembre de 2021 -el 200 aniversario de la independencia de El Salvador- miles de personas salieron a las calles para protestar por la adopción de Bitcoin, que en su opinión favorecería a los grandes inversores y especuladores y no al ciudadano medio.

Seis meses después de la aprobación de la Ley Bitcoin, poco ha cambiado en El Salvador. El gobierno gastó 180 millones de dólares del dinero de los contribuyentes en el despliegue de 200 cajeros automáticos de Bitcoin y en el lanzamiento de la criptocartera nacional Chivo, que los ciudadanos pueden utilizar para pagar bienes y servicios con Bitcoin. Además, compró Bitcoin por valor de 75 millones de dólares bajo la premisa de que la volátil criptodivisa aumentaría su valor. Sin embargo, el culto al efectivo sigue siendo fuerte en el país. Según el Banco Mundial, alrededor del 70% de los salvadoreños no tienen cuentas bancarias. Además, encuestas recientes en el país muestran que sólo un 10 por ciento de la población entiende las criptodivisas. El cambio masivo a las criptomonedas también excluye a aquellos que no tienen un teléfono inteligente o Internet, que es la mitad de la población del país.

En enero de 2022, Bloomberg informó de que la junta del Fondo Monetario Internacional (FMI) instó a El Salvador a despojar a Bitcoin de su condición de moneda legal y a disolver el fondo fiduciario de 150 millones de dólares que creó cuando adoptó Bitcoin, debido a sus grandes riesgos, lo que pone de relieve un importante obstáculo para los esfuerzos de la nación por obtener un préstamo del FMI. La preocupación del FMI por el estatus de Bitcoin en El Salvador podría afectar negativamente al préstamo de 1.300 millones de dólares que el país lleva negociando desde marzo de 2021.

Estados Unidos se ha preocupado por el impacto de la Ley Bitcoin de El Salvador en sus propios mercados financieros. El 4 de abril de 2022, la congresista Norma J. Torres y el congresista Rick Crawford presentaron un nuevo proyecto de ley denominado «Responsabilidad por las criptomonedas en El Salvador». En una declaración publicada en Twitter, la congresista Torres dijo que el proyecto de ley era necesario para proteger el sistema financiero estadounidense de la «apuesta descuidada» de El Salvador. Argumenta que «El Salvador es una democracia independiente, y respetamos su derecho a autogobernarse, pero Estados Unidos debe tener un plan para proteger [sus propios] sistemas financieros de los riesgos de esta decisión.» Varios senadores estadounidenses también han comentado el impacto global negativo de la adopción de Bitcoin en El Salvado. El Bitcoin como moneda oficial salvadoreña «abre la puerta a los cárteles de lavado de dinero y socava los intereses de los Estados Unidos» y podría «debilitar la política de sanciones de los Estados Unidos, empoderando a actores malignos como China y las organizaciones criminales organizadas.»

Si bien la noticia de la adopción de Bitcoin por parte de El Salvador fue recibida con reacciones encontradas por parte de la comunidad internacional, también puede servir de ejemplo para otros países que aspiran a legalizar las criptodivisas y ser más independientes del dólar estadounidense.

El 27 de abril de 2022, la República Centroafricana (RCA) anunció la introducción del bitcoin como moneda de curso legal. Este país africano, rico en recursos, es uno de los más pobres del mundo y sólo el 4% de su población tiene acceso a Internet, necesario para utilizar cualquier criptodivisa. Al igual que El Salvador, la República Centroafricana tendrá dos monedas oficiales de curso legal. Algunos ven la introducción del bitcoin como un intento de debilitar la influencia francesa en la RCA.

Ucrania ha aprobado recientemente una ley que podría cambiar radicalmente su economía. El 17 de marzo de 2022, el presidente ucraniano Vladimir Zelensky firmó una ley «sobre activos virtuales», sacando de la sombra a un enorme sector de la economía y creando las condiciones para el lanzamiento de un mercado legal de criptodivisas en Ucrania.

¿Qué diferencia hay entre el caso de Ucrania y el de El Salvador? Y, ¿están los dos países en caminos completamente opuestos?

A diferencia de El Salvador, Ucrania está muy digitalizada. A pesar de la guerra, Ucrania sigue digitalizando todos los procesos del país, desde el transporte público hasta la prestación de todos los servicios estatales. Al mismo tiempo, el gobierno está tratando de proporcionar a las empresas de TI todo tipo de beneficios y preferencias fiscales. Otra gran diferencia con El Salvador es que las criptodivisas son extremadamente populares entre los ucranianos. Desde 2018, el país se ubicó entre los 10 primeros países del mundo en el número de usuarios de criptodivisas. Al mismo tiempo, hay varios “exchanges” importantes de criptomoneda en el país, así como muchos intercambios en línea y fuera de línea. Se pueden ver anuncios de criptodivisas en autobuses y trenes: la criptodivisa ha entrado en la conciencia de los ucranianos.

La pregunta sigue abierta si Ucrania seguirá el ejemplo de El Salvador y llegará a adoptar el Bitcoin u otra criptodivisa como moneda de curso legal. Si uno apoya la hipótesis de que las criptodivisas serán la moneda global del futuro, entonces la respuesta a esta pregunta sería afirmativa. Sin embargo, independientemente de la respuesta a esta pregunta y a la luz del volátil entorno político y de seguridad en Ucrania y una guerra que no muestra signos de terminar, Ucrania necesita evaluar todos los riesgos asociados con tal decisión de Bitcoin. Lo que está claro del experimento de Bitcoin en curso en El Salvador es que Ucrania debería consultar y obtener el consentimiento de sus socios y prestamistas internacionales antes de elevar la criptodivisa a curso legal.

El país pionero, El Salvador, está sentando precedentes para otros países y, para bien o para mal, los verdaderos costes y/o beneficios para el país y sus ciudadanos están aún por determinar.

Imagen: Pila de Bitcoin bandera de El Salvador. Concepto de criptomonedas Bitcoin. Fondo de BTC.  © IMAGO / agefotostock
Cookie Consent with Real Cookie Banner