Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

Henry Kissinger, premio Nobel, ex Secretario de Estado y asesor presidencial de Estados Unidos, publica un artículo en The Spectator titulado «Cómo evitar otra guerra mundial». Kissinger advierte de la amenaza de una guerra nuclear y ofrece una hoja de ruta para la paz que no cayó bien entre el Presidente Zelensky, que se apresuró a rechazar la propuesta de Kissinger. Rusia no ha respondido oficialmente. Kissinger establece una analogía con la oportunidad de paz perdida durante la Primera Guerra Mundial en 1916, que podría haber salvado millones de vidas. Se pregunta: «¿Se encuentra hoy el mundo en un punto de inflexión comparable en Ucrania, cuando el invierno impone una pausa en las operaciones militares a gran escala allí?»

Diana Mautner Markhof, 19 December 2022

Henry Kissinger, uno de los estadistas más conocidos del siglo XX, publicó el 17 de diciembre de 2022 un artículo en The Spectator sobre «Cómo evitar otra guerra mundial». Con cierto retraso, algunos medios de comunicación se hicieron eco de su artículo. En comparación con la cobertura mundial 24/7 que recibe cada declaración del presidente ucraniano Zelensky, uno no puede evitar sentir que Kissinger está siendo «cancelado» por los medios de comunicación.

En cuanto a la guerra entre Rusia y Ucrania, Kissinger sugiere que ha llegado el momento de negociar y que sigue existiendo la amenaza de una guerra nuclear. Este no es el mensaje que Ucrania quiere oír. Un portavoz del presidente Zelensky no perdió el tiempo rechazando la propuesta de Kissinger.

Kissinger es un estadista con más de medio siglo de experiencia en asuntos exteriores. Desempeñó un papel fundamental en la política exterior estadounidense entre 1969 y 1977, siendo pionero de una política de distensión hacia la Unión Soviética y estableciendo relaciones con la RPC. Es conocido por su denominada diplomacia del puente aéreo. Contribuyó decisivamente a poner fin a la Guerra del Yom Kippur y a negociar los Acuerdos de Paz de París, destinados a poner fin a la guerra de Vietnam, por los que compartió el Premio Nobel de la Paz en 1973.

El mensaje de Kissinger sobre la paz a través de la diplomacia es importante y debe ser tomado en serio por todas las partes. Hace una importante comparación histórica con la Primera Guerra Mundial. En agosto de 1916, tras dos millones de bajas, las potencias beligerantes ampliaron sus tanteos porque «ningún compromiso concebible podía justificar los sacrificios ya realizados». Como no querían parecer débiles, ambas partes buscaron la mediación estadounidense, que, de haber tenido éxito, habría puesto fin a la guerra sobre la base de un «statu quo ante modificado».

Sin embargo, esta oportunidad no se aprovechó, porque Estados Unidos retrasó sus esfuerzos de mediación hasta después de las elecciones presidenciales de noviembre de 1916. Para entonces, la ofensiva británica del Somme y la ofensiva alemana de Verdún habían causado otros dos millones de bajas. La Primera Guerra Mundial continuó otros dos años con millones de vidas perdidas y Europa debilitada.

Kissinger se pregunta: «¿Se encuentra hoy el mundo en un punto de inflexión comparable en Ucrania a medida que el invierno impone una pausa en las operaciones militares a gran escala allí?».

Defiende una paz mediante la negociación en la que ambas partes no consigan el 100% de lo que desean. Sugiere algún tipo de vínculo entre Ucrania y la OTAN, y el establecimiento de una línea de alto el fuego en Ucrania a lo largo de las fronteras existentes el 24 de febrero de 2022, cuando Rusia comenzó su guerra. Sugiere además que Crimea y otros territorios ocupados por Rusia podrían ser objeto de una negociación tras el alto el fuego. «Si esta línea divisoria anterior a la guerra entre Ucrania y Rusia no puede lograrse mediante el combate o la negociación, podría explorarse el recurso al principio de autodeterminación». Esto se refiere a referendos supervisados internacionalmente para aplicar el derecho de autodeterminación a territorios particularmente divisivos «que han cambiado de manos repetidamente a lo largo de los siglos.»

El proceso de paz de Kissinger no sólo confirmaría la libertad de Ucrania, sino que también definiría una nueva estructura internacional para Europa Central y Oriental. También cree que «eventualmente Rusia debería encontrar un lugar en ese orden». Rechaza un resultado en el que Rusia quedaría «impotente por la guerra», objetivo de muchos en Occidente, incluido el Presidente Zelensky.

La ruptura de Rusia «convertiría su territorio, que abarca 11 husos horarios, en un vacío disputado» donde se propagarían la violencia y la guerra. Este peligro nos afectará a todos, ya que Rusia es una de las mayores potencias nucleares del mundo, con miles de armas nucleares.  Advierte que el futuro de la guerra de alta tecnología acabará por arrebatar el control a los responsables de la toma de decisiones.

Para Kissinger, su propuesta no sólo beneficia a Rusia, sino principalmente al establecimiento de un orden mundial pacífico y estable, un orden en el que Rusia ha desempeñado y seguirá desempeñando un papel importante para mantener el equilibrio mundial y el balance de poder. Advierte de que «los reveses militares de Rusia no han eliminado su alcance nuclear mundial, lo que le permite amenazar con una escalada en Ucrania».

Los líderes mundiales de ambas partes deberían tomar nota de las palabras de Kissinger: «La búsqueda de la paz y el orden tiene dos componentes que a veces se consideran contradictorios: la búsqueda de elementos de seguridad y la exigencia de actos de reconciliación». Los errores de la Primera Guerra Mundial y la oportunidad perdida para la paz, que habría salvado a toda una generación de la muerte y la destrucción, no deberían repetirse. Kissinger no debe ser anulado y tampoco la posibilidad de paz.

https://www.spectator.co.uk/article/the-push-for-peace/

Picture: WASHINGTON D.C., 9 May 2016. Former U.S. Secretary of State Henry Kissinger is seen at an award ceremony held by U.S. Defense Secretary Ash Carter honoring him for his years of distinguished public service at the Pentagon in Washington D.C., the United States, May 9, 2016. U.S. Department of Defense (DoD) Distinguished Public Service Award is the highest honorary award presented by the DoD to private citizens. © IMAGO / Xinhua
Cookie Consent with Real Cookie Banner