Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

Desde la anulación de la condena por corrupción del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, las encuestas indican que un frente de izquierda unido, con Lula como candidato, podría derrotar al presidente conservador Bolsonaro en las elecciones de 2022.


By Rael Almonte Reyes 26.04.2021

English Version

El 8 de marzo de 2021 supuso un colosal terremoto para los estamentos políticas de Brasil. La decisión del Tribunal Supremo de Brasil de anular la condena por corrupción de Luiz Inácio «Lula» da Silva, que le permitirá presentarse a las elecciones generales de 2022, tiene serias implicaciones para la carrera presidencial. Antes de esta decisión, el partido de oposición de izquierda, el Partido de los Trabajadores (PT), luchaban por desafiar la reelección del controvertido presidente de extrema derecha, Jair Bolsonaro. Las encuestas indican que Lula probablemente se asegurará un apoyo significativo en la primera ronda de las elecciones generales de 2022, pero esto no significará nada a menos que pueda organizar un frente de izquierda unido contra Bolsonaro en una segunda ronda.

Las últimas elecciones presidenciales polarizaron Brasil, ya que se produjeron durante el apogeo de la Operación Autolavado, una investigación sobre la corrupción en todo Brasil y dirigida a los líderes de los principales partidos del país. Después de que Lula fuera condenado a 12 años de prisión por cargos relacionados con la Operación Autolavado, Fernando Haddad, un estrecho aliado del expresidente, se convirtió en el candidato del PT a la presidencia. Algunos de los factores que aseguraron la pérdida de Haddad fueron la falta de reconocimiento de Haddad, la disminución de la popularidad del PT y de sus partidos aliados debido al creciente número de condenas por corrupción, y el retraso de la condena de Lula, que obligó al PT a mantener a Lula como candidato hasta el último momento.

El presidente Jair Bolsonaro, ex capitán del ejército y diputado en representación de Río de Janeiro ganó las elecciones de 2018 en una segunda vuelta defendiendo políticas anti-LGBTQ+ y antiaborto, así como leyes de «mano dura contra el crimen» que atrajeron a los fanáticos religiosos y a la clase media conservadora. Como las encuestas realizadas antes de las elecciones de 2018 indicaban que el aumento de la delincuencia era uno de los principales problemas para los votantes brasileños. Bolsonaro utilizó su política de «mano dura contra el crimen», así como sus propuestas para suavizar las restricciones que prohíben la compra y el uso de armas de fuego, para asegurar su elección como presidente en la segunda ronda.

Al día siguiente de ser elegido presidente, Bolsonaro nombró al juez Sergio Moro, que presidió la condena de Lula y otros políticos durante la Operación Autolavado, como ministro de Justicia y Seguridad Pública. El nombramiento de Moro como ministro dio crédito a las críticas de la sociedad civil y de la oposición de que la investigación y la posterior condena apuntaban injustamente a los principales oponentes del presidente para asegurar la victoria de Bolsonaro. Estos grupos fueron reivindicados cuando el Tribunal Supremo de Brasil dictaminó que Sergio Moro había actuado de forma parcial al condenar a Lula. El tribunal utilizó mensajes filtrados que mostraban la confabulación entre Moro y los fiscales que, unidos al aparente quid pro quo de que Moro fuera nombrado ministro de Justicia y Seguridad Pública, permitieron a la defensa de Lula argumentar la anulación de la sentencia.

La decisión del Tribunal Supremo tuvo un efecto inmediato en el resultado previsto de las elecciones generales de 2022. Las encuestas para las elecciones presidenciales de 2022 muestran que Lula se ha convertido en el principal candidato tras la anulación de su sentencia. En una primera vuelta, tres encuestas diferentes muestran que Lula gana a Bolsonaro por 31,2-30,7 puntos, 34-30 puntos y 29-28 puntos. Más importante aún, los resultados de estas tres encuestas se replicaron en una segunda vuelta, lo que indica que Lula podría unir a la izquierda contra Bolsonaro. La fuerte aparición de Lula en las encuestas de la segunda vuelta es importante, ya que el fracturado escenario político de Brasil hace prácticamente imposible que un candidato consiga la mayoría necesaria del 50% requerida para ser elegido presidente en una elección de primera vuelta. Esta es una gran noticia para el PT y los partidos de izquierda que tradicionalmente son sus aliados, ya que antes de la anulación de la sentencia iban detrás de Bolsonaro por un margen significativo.

La relación amistosa de Lula con los partidos de izquierda de Brasil será importante durante la segunda vuelta de las elecciones de 2022. Mientras que el PCdoB (Partido Comunista de Brasil) se alineó con el PT, el PDT (Partido Democrático del Trabajo, centroizquierda) y el PSOL (Partido Socialismo y Libertad, izquierda) no lo hicieron. El escaso apoyo a Haddad, aunque no fuera la razón principal de la pérdida de las elecciones en 2018, ciertamente no ayudó al partido, que ya tenía bastantes problemas. Ahora, la situación es diferente, tal y como demuestran las alianzas realizadas durante las elecciones municipales de 2020. En Sao Paulo, el candidato del PSOL recibió un importante apoyo de Lula y de Ciro Gomes, del PDT, lo que es digno de mención, ya que el PSOL surgió como una escisión del PT. En última instancia, es probable que se forme una coalición anti-Bolsonaro, que será liderada por el candidato de izquierda que pase a la segunda vuelta, que probablemente sea Lula.

Toda la política de izquierdas se ve ensombrecida por el espectro de Bolsonaro, que alaba la antigua dictadura militar del país. Junto con sus credenciales como antiguo miembro de las fuerzas armadas, esto le garantizó al presidente un importante apoyo de los militares, que podría resultar decisivo en caso de que Bolsonaro decida tomar medidas draconianas contra sus detractores de izquierdas. Este apoyo ya se ha manifestado de forma antidemocrática: Eduardo Villas Boas, ex jefe de las Fuerzas Armadas, admitió que él y otros miembros de la cúpula militar intentaron presionar al Tribunal Supremo antes de que se pronunciara sobre el caso contra Lula en 2018.

Lo que está en juego es la oposición, ya que Bolsonaro apoya a los que anhelan un retorno de la dictadura militar. En abril de 2020, el presidente Bolsonaro se unió a una manifestación a favor de la dictadura, proclamando «La era de la picaresca ha terminado. Ahora es el pueblo el que está en el poder». Una sombra antidemocrática se cierne sobre las próximas elecciones generales. Pero la suerte ya está echada, ¿arrastrará Bolsonaro a Brasil a los años 60, o elegirá Brasil la democracia y el progreso del siglo XXI?


Imagen: Protesta a favor del ex presidente brasileño Lula, frente al Tribunal Supremo en Brasilia. 14 de abril de 2021, Brasilia, Distrito Federal, Brasil. Vista del edificio del Supremo Tribunal Federal, en Brasilia, donde los ministros de la Corte inician el juicio de los recursos presentados contra la decisión del ministro Edson Fachin que reconoció la incompetencia del 13º Tribunal Federal de Curitiba para juzgar cuatro acciones de la Operación Lava Jato contra el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva. Los ministros decidirán si mantienen o anulan, total o parcialmente, todos los puntos planteados en la decisión que el relator de la Lava Jato en el Tribunal Supremo tomó hace un mes. © imago-images.de / TheNews2
Palabras clave  – Keywords

Lula | Bolsonaro | Brazil

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner