Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

La nueva política de la FINA sobre quién puede competir en los deportes femeninos impedirá de hecho que atletas transgénero como Lia Thomas y CeCe Telfer compitan contra mujeres biológicas. Si las organizaciones deportivas no intervienen pronto para proteger el deporte femenino, la desaparición de éste está asegurada.

Diana Mautner Markhof, 1 de agosto de 2022

La FINA (Federacion Internacional de la Natacion) , el organismo rector de la natación mundial, ha votado la prohibición efectiva de que los atletas transgénero participen en las competiciones de natación de élite femenina. La prohibición entró en vigor el 20 de junio de 2022 y fue aprobada con una mayoría del 71,5% en el Congreso General Extraordinario de la FINA 2022 celebrado en Budapest. El presidente de la FINA, Husain Al-Musallam, declaró: «Tenemos que proteger los derechos de nuestros atletas a competir, pero también tenemos que proteger la equidad competitiva en nuestros eventos, especialmente la categoría femenina en las competiciones de la FINA.»

Hay una razón por la que las mujeres y los hombres no compiten entre sí en la mayoría de los deportes, siendo los deportes ecuestres una de las pocas excepciones. Los hombres son más fuertes, más rápidos y tienen más resistencia. La mejor atleta femenina nunca ganará a un atleta masculino de élite medio. Esto se ha demostrado una y otra vez.

¿Quién es Lia Thomas? Nacido como hombre en 1999 como Will Thomas, Thomas hizo la transición a «mujer» en 2019 con una cirugía de género. Como atleta transgénero, ganó en marzo de 2022 el campeonato de natación de 500 yardas estilo libre femenino de la Asociación Nacional de Atletismo Universitario de Estados Unidos (NCAA) compitiendo contra mujeres biológicas.

La Universidad de Pensilvania propuso a Thomas para el premio Mujer del Año 2022 de la NCAA. El 26 de julio, la NCAA anunció la selección de sus conferencias para la Mujer del Año 2022. Una mujer biológica, la esgrimista de la Universidad de Columbia Sylvie Binder, fue seleccionada como la elegida de la Ivy League, por encima de la campeona nacional y nadadora transexual de la Universidad de Pensilvania Lia Thomas. A pesar de la decisión política de la FINA, Thomas sigue esperando nadar para Estados Unidos en los próximos Juegos Olímpicos de 2024 en París.

El caso de Lia Thomas hace que muchos se pregunten ¿qué significa ser mujer? ¿Es suficiente con tomar pastillas de hormonas y operarse? Mientras los frentes a favor y en contra se endurecen, los que apoyan a los atletas transexuales insisten en que no hay diferencia entre las mujeres biológicas y las que se han convertido en «mujeres».

Pero está claro que permitir que los atletas transexuales compitan contra las mujeres biológicas podría ser el fin del deporte femenino. ¿Por qué no se escuchan más voces que apoyen los derechos de las mujeres? ¿Dónde está el clamor contra la «wokificación» del deporte y lo que esto significa para todas las atletas, sean de élite o no?

Un hombre medio tiene más masa muscular que una mujer media. Un atleta masculino medio también tiene mucha más masa muscular que una atleta femenina entrenada. Las mujeres atletas son menos fuertes y poderosas que los hombres igualmente entrenados. Un reciente estudio de 2022 realizado por investigadores de la Universidad de Bolonia (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7930971/) concluyó que existen «diferencias significativas en la fuerza y la potencia en relación con la masa corporal, la masa corporal magra y el grosor muscular» entre los atletas de fuerza y potencia masculinos y femeninos. Por término medio, existe una diferencia de rendimiento del 10 al 12% entre los atletas de élite masculinos y los femeninos.

Lia, antes Will, Thomas pasó por la pubertad como un hombre. Antes de nadar en el equipo femenino de la Universidad de Pensilvania, nadó como hombre en la Universidad de Pensilvania (Penn) durante tres temporadas y nunca ganó ningún campeonato como hombre. Tras un año sabático en el que hizo la transición, volvió a nadar en el equipo femenino. Según Thomas, «hizo la transición para ser feliz, para ser fiel a mí misma». Algunos la han acusado de cambiar de sexo para convertirse en una atleta de éxito. Las mujeres que nadan contra ella han expresado lo injusto que se ha vuelto el campo de juego.

A principios de febrero de 2022, dieciséis miembros de su propio equipo de natación femenino de Penn escribieron una carta anónima a los responsables de la Ivy League solicitando que no se permitiera a Thomas competir en el encuentro del campeonato de la conferencia. Según el Washington Post, la carta decía: «Apoyamos plenamente a Lia Thomas en su decisión de afirmar su identidad de género y hacer la transición de hombre a mujer. Lia tiene todo el derecho a vivir su vida con autenticidad. Sin embargo, también reconocemos que, cuando se trata de una competición deportiva, la biología del sexo es una cuestión distinta de la identidad de género de una persona. Biológicamente, Lia tiene una ventaja injusta sobre la competencia en la categoría femenina, como lo demuestra su clasificación, que ha pasado del número 462 como hombre al número 1 como mujer.  Si fuera elegible para competir contra nosotros, ahora podría batir los récords de natación femenina de Penn, Ivy y NCAA; hazañas que nunca podría haber hecho como atleta masculino». La petición fue rechazada y a Thomas se le permitió competir y ganar el campeonato de la NCAA.

Las mujeres biológicas (las que nacen como mujeres) desarrollan ovarios en ausencia de producción de testosterona. La activación de las vías de los estrógenos promueve el desarrollo de las llamadas características sexuales secundarias durante la pubertad. Los varones son generalmente más altos, tienen huesos más largos, caderas más estrechas y hombros más anchos y menos grasa corporal. Los hombres tienen una mayor masa muscular y ésta se distribuye de forma diferente por todo el cuerpo. Los hombres tienen el corazón y los pulmones más grandes y tienen un mayor nivel de hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno en la sangre. Thomas pasó por la pubertad como un hombre y su «feminidad» sólo tiene un par de años (menos de dos para ser exactos). Si se permite que Thomas represente a una «mujer» en los Juegos Olímpicos, será el fin del deporte de competición femenino de élite.

En 2021 no se permitió a la corredora transgénero CeCe Telfer competir en los 400 metros vallas femeninos en las pruebas olímpicas de Estados Unidos. No cumplía las condiciones de elegibilidad para las pruebas femeninas establecidas por la Asociación Mundial de Atletismo (el organismo internacional que rige los deportes de pista y campo) . Al igual que Thomas, Telfer había competido en el equipo masculino de la División II Franklin Pierce, se tomó un tiempo de transición y volvió a competir en el equipo femenino. Ganó el título de la NCAA en 2019.

La discusión sobre Lia Thomas no debería ser sobre Thomas, sino que debería centrarse en todas las «otras» mujeres biológicas que ahora se han puesto en posiciones imposibles. Permitir que las atletas transgénero compitan con las mujeres biológicas está matando el deporte femenino. Si no se hace algo para nivelar el campo de juego, ninguna mujer biológica tendrá una oportunidad.

Yendo más allá de la prohibición contra CeCe Telfer, según la política de la FINA las mujeres transgénero deben demostrar que «no han experimentado ninguna parte de la pubertad masculina más allá de la fase Tanner 2 o antes de los 12 años, lo que sea más tarde». Esta política elimina efectivamente su elegibilidad para competir en la categoría femenina. Los estadios de Tanner describen los cambios físicos que experimentan las personas durante la pubertad. Esta política es justa para las mujeres nacidas como tales y establece criterios de elegibilidad destinados a eliminar la «brecha de rendimiento» que aparece entre hombres y mujeres durante la pubertad.

«Sin normas de elegibilidad basadas en el sexo biológico o en los rasgos ligados al sexo, es muy poco probable que veamos a las mujeres biológicas en las finales, en los podios o en las posiciones de los campeonatos; y en los deportes y eventos que implican colisiones y proyectiles, las atletas biológicas femeninas correrían un mayor riesgo de sufrir lesiones», dice la política de la FINA. La política se ha redactado con la colaboración de expertos deportivos, científicos y jurídicos.

Este tipo de políticas son necesarias no sólo en los niveles más altos, sino también en la escuela secundaria y la universidad. Las mujeres deben poder competir de forma justa, obtener becas y ascender a los niveles más altos de su deporte. De lo contrario, la desaparición del deporte femenino es inminente, y atletas transexuales como Lia Thomas estarán en la vanguardia de esta desaparición.

Foto: Atlanta, Georgia, Estados Unidos, 17 de marzo de 2022, Acuática femenina
Cookie Consent with Real Cookie Banner