Latest Posts
Skip to main content
Print Friendly, PDF & Email

A pesar de estar bendecidos con algunas de las mayores reservas de agua dulce, más de 130 millones de personas en América Latina y el Caribe no tienen acceso al agua potable. La inadecuada evacuación de aguas residuales e industriales, junto con la deforestación, han hecho inaccesibles las fuentes de agua más fáciles. Mientras los gobiernos abordan el problema, el temor a la privatización crece en la sociedad civil.

Rael Almonte Reyes, 29 de agosto de 2022

«Sí, somos pobres, pero tenemos derecho al agua. Que seamos pobres no significa que debamos vivir sin ella». La lucha de este manifestante anónimo en El Salvador ilustra el sentimiento generalizado en las comunidades de clase media y baja de América Latina. A pesar de contar con algunas de las mayores reservas de agua dulce, el acceso al agua en América Latina y el Caribe es muy competitivo.

Más de 130 millones de personas en América Latina no tienen acceso a agua potable, y sólo uno de cada seis disfruta de servicios de saneamiento adecuados. De media, un latinoamericano recibe unos 1010 pies cúbicos de agua al año, cifra significativamente inferior a los 4160 pies cúbicos de Norteamérica y los 2255,6 pies cúbicos de Europa. Aunque esto puede apuntar a una escasez del recurso vital, en realidad, la región tiene tal abundancia que podría proporcionar unos 110 500 pies cúbicos de agua a cada persona de la región.

Si la escasez no es un problema, ¿por qué es tan difícil el acceso al agua en la región? Uno de los mayores culpables es la contaminación. La falta de sistemas de alcantarillado, junto con las sequías, el cambio climático y el vertido de residuos industriales y de metales pesados en el agua, ha provocado que alrededor de un tercio de las aguas de América Latina y el Caribe estén contaminadas. Además, la proliferación de la deforestación ha agravado el problema. Según el Foro Mundial del Agua, cada año se talan unos 44 mil kilómetros cuadrados de bosques. Esta rápida deforestación no sólo conduce a la desecación de los recursos hídricos más accesibles, sino que puede provocar un aumento de las emisiones de gases contaminantes.

La contaminación de los recursos hídricos a menudo apunta a un fracaso por parte del gobierno a la hora de regular y garantizar el acceso al agua. En cuanto a este fracaso, El Salvador sirve de microcosmos de un problema regional. En una crítica mordaz a la inacción del gobierno salvadoreño, Sally Jabiel, periodista independiente de Planta Futuro / El País, escribió sobre su visita a tres comunidades rurales de El Salvador.

Entrevistando a mujeres de los pueblos de Panchimalquito, Pajales y El Divisadero, la Sra. Jabiel destaca el peligroso viaje diario que deben hacer para abastecer de agua potable a sus familias. También señala que en estos tres pueblos hay más de 730 familias que nunca han tenido acceso a agua potable en sus hogares. Las experiencias de estos pueblos rurales son representativas de un problema mucho mayor. Según el Ministerio de Medio Ambiente salvadoreño, cerca del 71% de todos los ríos salvadoreños están clasificados como de agua «mala». Las Naciones Unidas añaden que más de 600.000 personas, alrededor del 10% de la población, en el país no tienen acceso al agua potable.

En una entrevista con Al-Jazeera English, Miguel Gutiérrez, coordinador de temas relacionados con el agua para World Vision International, una organización cristiana de desarrollo y ayuda humanitaria, en El Salvador, habló sobre el último esfuerzo del gobierno para garantizar el acceso al agua. En diciembre de 2021, el gobierno aprobó una ley llamada «Ley General de Recursos Hídricos», que codifica el acceso al agua como un derecho humano. Aunque es un paso en la dirección correcta, el Sr. Gutiérrez sigue siendo escéptico. Simbólica de muchas leyes y constituciones de América Latina, la ley es bastante progresista, pero tenemos que ver cómo se aplica. Si no se refuerza la capacidad hídrica del país y se invierten recursos para hacer más accesible el agua, la ley será, en el mejor de los casos, inútil.

Según algunos grupos sociales y medioambientales, la ley puede agravar la crisis, ya que deja la puerta abierta a la privatización de los recursos hídricos. Aunque la decisión sobre cómo se aplicará esta ley se deja en manos de un «Comité Especial de Administración del Agua», la nueva ley permite a las empresas privadas extraer hasta 365.000 metros cúbicos de agua al año, con un permiso renovable de 15 años. Además, las asociaciones de vecinos, que a menudo prestan servicios públicos en ausencia del Estado, pasarán al nivel de «empresas privadas», lo que significa que tendrán que pagar por extraer agua.

Los temores a la privatización han provocado protestas de las comunidades rurales y de los grupos de la sociedad civil, argumentando que la privatización de los recursos hídricos provocaría un aumento de los precios en general, haciendo el agua aún más inaccesible para los pobres. Estos temores se derivan de la plétora de planes de privatización del agua desastrosos en toda América Latina y el Caribe, siendo quizás el más famoso la privatización de los recursos hídricos en Cochabamba, Bolivia.

Si el caso de Cochabamba, en Bolivia, sirve de ejemplo, las comunidades latinoamericanas tienen todo el derecho a estar preocupadas. En Cochabamba, el acceso al agua se vendió a empresas españolas y estadounidenses, que duplicaron el precio del agua para cumplir con las cuotas anuales de ganancia. Esto provocó protestas masivas que dejaron un adolescente muerto, y más de 100 bolivianos heridos. Casos como el de la privatización de Cochabamba son numerosos en toda la región, y el temor a la subida de precios de los recursos esenciales está siempre presente.

Mientras que la decisión en El Salvador se ha dejado en manos de la Comisión Especial de Administración del Agua, la pregunta central que se aplica a todos los gobiernos de América Latina queda sin respuesta: ¿Priorizará El Salvador a las comunidades más vulnerables o se pondrá del lado de las empresas privadas?

Picture: 22 April 2021, San Salvador, El Salvador: A protester holding a placard expressing her opinion during the demonstration. Members of Extinction Rebellion El Salvador demonstrate on earth day against water contracts for private businesses that worsen the water crisis for hundreds of Salvadorans. © IMAGO / ZUMA Wire
Cookie Consent with Real Cookie Banner